Ben Ritchie, gestor senior de Renta Variable Europea en Aberdeen, analiza la actualidad de los mercados europeos.

Si hablamos de Estados Unidos, da la sensación de que su bolsa permanece ‘congelada’ quizás a la espera de que algo más suceda en su economía. Además, con Europa viviendo un rally bursátil ¿podríamos pronosticar que 2015 será el año de la renta variable europea?

Los inversores europeos han estado realmente bien durante los últimos 5 o 6 años a pesar de todos los problemas económicos como Grecia, la fracturaen el euro o los problemas en el sur de Europa. Los inversores han obtenido muy buenos retornos en bolsa europea. En 2015 somos bastante optimistas porque, por primera vez en mucho tiempo, no sólo están reuniendo muy buenas compañías en Europa, que Europa siempre ha tenido, sino que también realmente se está obteniendo un telón de fondo para la economía que está empezando a crear entusiasmo por primera vez en los últimos 5 o 6 años. Así que si juntamos todo esto, somosmuy positivos con el panorama de la renta variable europea este año.

Sí lo creo, y creo que la razón de ello es que muchos de los vientos en contra que han estado afectando a la economía europea durante los últimos 4 ó 5 años están empezando a desaparecer, por tanto, habrá menos austeridad fiscal, que ya está empezando a relajarse, el BCE está lanzando su QE flexibilizando así su política monetaria y estamos empezando a ver el fin de la regulación del sistema bancario, que ha estado de alguna manera controlando la multiplicación del dinero en la economía. Y si unes esto a la caída de los precios del petróleo, los menores niveles de inflación, un nivel mayor de los ingresos reales de la gente y una bajada de la divisa, el telón de fondo de la economía por primera vez en mucho tiempo es realmente muy favorable, así que somos bastante entusiastas y somos inversores bastante precavidos…

Entiendo que usted maneja un pronóstico alcista para el mercado europeo…

Siempre somos muy prudentes a la hora de precisar qué es lo que va a pasar en los mercados. Creo que es lo más prudente, es decir, que somos bastante optimistas en cuanto a la renta variable europea en el largo plazo.

Estamos sufriendo nuevas noticias cada día que afectan a los mercados desde que el partido Syriza ganó las elecciones hace dos semanas, Alemania no puede más con esta situación…o, al menos, es como se percibe desde España, y el resultado de todo esto es un aumento de la volatilidad. ¿Qué le parece esta situación?

Es una gran pregunta.Estoy bastante tranquilo respecto a eso. No quiero ser complaciente, pero creo que nos encontramos con muchísimo revuelo sobre esto ahora mismo en la televisión, muchos debates en los medios, con los miembros del gobierno convirtiéndose en verdaderos protagonistas.

Llegarán a un acuerdo entre la Unión Europea, el BCE y Grecia que permita a todas las partes estar conformes. Y estoy seguro de que esto finalmente ocurrirá. Creo que las consecuencias de la salida de Grecia en la economía griega son demasiado negativas para que se permitan, incluso para los mismos griegos.

Creo que lo peor para Grecia sería su salida, no estoy realmente seguro de que supusierala misma diferencia para el resto de Europa, pero sí sé que no serían buenas noticias para el pueblo griego. Aunque el gobierno actual sea bastante complicado, creo que entienden eso, por tanto, creo que veremos un resultado razonable de todo esto.

Es necesaria una reforma de la deuda griega, es necesario que sea sostenible y que se les anime a que lleven a cabo reformas serias al respecto, pero, en este contexto, es necesario realmente un equilibrio razonable y creo que lo conseguiremos.

¿Diría que el BCE ha actuado bien?
Creo que han sido un poco lentos, pero es cierto que han tenido que operar en una situación única. Mario Draghi ha tenido que encontrar el equilibrio con tipos de interés al 17% ó 18% en otros países, mientras que él tenía que tomar sus decisiones, teniendo que manejar todos los asuntos políticos de una forma que Janet Yellen no ha tenido que hacer y creo dadas todas las limitaciones, ha hecho realmente un buen trabajo en los últimos años.

Y lo que se ha puesto en marcha con el QE es muy complicado pero creo que es más importante que lo que realmente se ha hecho hasta ahora, en el sentido de “una señal fuerte”. Cuando miras los rendimientos a los que los bonos soberanos europeos están cotizando y el bono alemán que ya ha caído 40/50 puntos básicos, claramente sus palabras tanto como sus acciones han empezado a tener respuestas en los mercados de crédito y lleva tiempo que esto se refleje en la economía subyacente.

¿Han considerado en algún momento que veamos a Grecia fuera del euro?

Siempre hay un riesgo, pero creo es improbable e incluso si llega a ocurrir estamos tranquilos al respecto.

Podríamos estar ignorando una guerra real en Ucrania, pero es algo que podría estallar en cualquier momento. ¿Consideran esto un riesgo para los mercados a medio plazo?

Claramente hay un gran sentimiento de inestabilidad en el Este del continente europeo. De nuevo, tienes que pensar que la gente va a ser razonable y pragmática en la forma de lidiar con los problemas en esta zona, pero claramente hay potencial para un conflicto de dimensiones significativas debido a una posible guerra entre EEUU y Rusia, pero no creo que esto interese a ninguna de las partes.

Esperamos que con el tiempo podamos ver una solución equilibrada y razonable para los problemas en esta zona; pero para esto necesitamos que la gente se comprometa, lo cual va a ser difícil de conseguir, pero esperamos que se pueda llegar a ello. Creemos que es el resultado más probable, más que una guerra o un conflicto mayor en la región.

Si nos centramos en el fondo Aberdeen Global European Equity, suponiendo que prefiere hablar de sectores en lugar de países, ¿cuáles destacaría?

En Aberdeen somos inversores conservadores a largo plazo y un poco aburridos, quizás. Creo que la palabra es prudente, pero nos gusta lo que hacemos y siempre estamos pensando en proteger el potencial de caída.

Creo que las áreas donde podemos encontrar las compañías más interesantes son el sector industrial y también en mercados orientados al consumo, compañías con marcas sólidas o modelos de negocio consistentes. Buenas posiciones en nichos de negocio en el segmento industrial como Schindler, Assa Abloy, Atlas Copco, compañías que operan a nivel global pero con la capacidad de hacer dinero y tener un buen comportamiento en diferentes entornos económicos, no sólo dependiendo del ciclo.

En el sector de consumo nos gustan compañías como Unilever, Loreal y quizás en el sector farmacéutico empresas como Roche, Novo Nordisk, compañías de alta calidad, consistentes e independientes del ciclo, que hayan hecho dinero y un buen trabajo en los últimos 5 años, que pensemos que pueden hacer un buen trabajo los próximos 5 años haciendo lo mismo.

¿Tienen alguna compañía española en cartera?

La compañía que tenemos en el fondo Europeo sin Reino Unido es Amadeus, la cual compramos hace unos años. Creo que ha sido pasada por alto por inversores que no buscaban invertir en España, pero creo han olvidado que Amadeus no tiene mucho que ver.

Y lo ha hecho increíblemente bien, es un líder global en lo que hace y representa a tantas realmente buenas compañías en Europa, que cuentan con una tecnología líder, estupendas posiciones de mercado, buenos márgenes, buenos retornos, buenos flujos de caja y estos son el tipo de negocios que nos gustan en realidad. Podemos encontrar este tipo de empresas por toda Europa y son la razón por la que creemos que la renta variable europea es tan interesante.

Me gustaría terminar hablando de la caída de los precios del petróleo. ¿Hasta dónde cree que puede caer?

No creo que nadie realmente lo sepa. Me quedo con una visión muy simple, a fin de cuentas el precio marginal del petróleo a largo plazo establecerá el precio, realmente un coste mayor de 20 dólares para extraer el material del suelo.

En el corto plazo, el precio puede ser el que sea, pero en el largo plazo el precio va estar dirigido por el coste de la extracción y de los recursos de petróleo, mientras que la caída del 6% en un año significa que se necesita más inversión, los lugares donde la gente está excavando en el suelo son cada vez sitios más remotos y entornos difíciles cada vez más caros de operar.

Es poco probable que veamos el petróleo a 20 dólares en el largo plazo. A corto plazo, quizás se alcanza o se pone por encima de los 20 dólares, pero creo que a largo plazo la oferta marginal, los costes marginales, van a ser los que dirijan el precio.



*Entrevista realizada el 12 de febrero de 2015, Bolsa de Madrid