Los activos de la industria de ETPs superaron los 4 billones de dólares solo dos año después de haber alcanzado los 3 billones, con un crecimiento orgánico que aumentó del 11% en el primer año al 18% en el segundo, según los datos de BlackRock a finales de mayo.

Los fondos cotizados de renta variable no estadounidense registraron unas entradas netas récord de 30.400 millones de dólares durante el mes; los flujos en ETPs sobre renta variable europea se aceleraron hasta los 9.300 millones de dólares tras las elecciones francesas, mientras que la inversión en productos emergentes alcanzó su nivel máximo de los últimos nueve meses, con 5.700 millones de dólares.

Los ETPs de renta fija mantuvieron su rumbo para lograr su segundo año récord consecutivo, dado que captaron 14.300 millones de dólares, impulsados por los flujos de entrada en productos cotizados centrados en deuda con calificación Investment Grade, de 6.800 millones de dólares (el mejor mes del que se tiene constancia), seguidos por los ETPs de deuda emergente, que alcanzaron los 2.100 millones de dólares.

Patrick Mattar, miembro del equipo de mercados capitales de la región EMEA para BlackRock, comenta las cinco temáticas clave que han impulsado los flujos de entrada en ETPs domiciliados en Europa en mayo de 2017:

1. Victoria de Macron en París: Los productos cotizados sobre renta variable europea experimentaron su mejor mes desde 2015, tras la victoria de Enmanuel Macron en las elecciones francesas.  

2. El efecto de los factores en los flujos de inversión: En los últimos doce meses, se ha producido una clara rotación desde las exposiciones basadas en el factor mínima volatilidad hacia aquellas centradas en el factor value. Uno de los catalizadores han sido las elecciones en Estados Unidos. 

3. Fuerte repunte de los ETFs de renta variable emergente:  Desde enero, los de flujos de entradas constituye el mayor repunte mensual desde enero de 2013. Parece ser que, a la hora de decidir sus asignaciones de activos, los inversores se han centrado en la mejora de los fundamentales emergentes. 

 4. Los productos cotizados de deuda en euros con calificación Investment Grade vuelven con fuerza: Los flujos de entrada en estos productos han sido heterogéneos este año debido a los rumores sobre la posible retirada del programa de compra de activos del BCE y la asignación del 25% a los emisores franceses en los índices de deuda corporativa en euros con calificación Investment Grade, que parecían preocupar a los inversores. La cifra neta total de flujos de entrada en estos productos en lo que va de año asciende solamente a 20 millones dólares.

 5. No todo el mundo busca el oro: Sin embargo, existe una clara yuxtaposición en las visiones de los inversores estadounidenses y europeos en relación con el oro. Si bien los ETPs domiciliados en Europa están disfrutando de una época dorada, en tres de los cinco meses transcurridos este año se han registrado flujos de salida netos de los ETPs domiciliados en Estados Unidos.

 Aitor Jauregui, responsable de desarrollo de negocio de BlackRock en Iberia, comentó: “por primera vez en la historia, la industria de ETPs ha alcanzado los 4 billones de dólares y parece ser que su crecimiento seguirá a unos niveles muy positivos. En los primeros cinco meses de 2017, hemos visto como los ETFs de renta variable emergente se consolidaron en las carteras de los inversores y que el éxito de los productos cotizados europeos en renta variable es irrefutable, anotándose su mejor mes desde 2015. Si seguimos con este ritmo, no sería de extrañar que los flujos de entrada en ETPs a nivel global alcanzasen los 5 billones de dólares en tan solo un par de años.”