Se ha cumplido un año desde el día en el que comenzó el desastre en los mercados que prosiguió hasta el mes de febrero. La crisis bursátil en el gigante asiático está de aniversario. ¿Cómo se encuentran los índices de los principales mercados tan solo doce meses después de la jornada negra en el lejano oriente?
 
Hemos dejado atrás un año nada fastuoso para los mercados. Hace un año comenzó un terremoto que bañó de números rojos a los principales índices mundiales. China fue un auténtico azote para los inversores.

Desde que empezaron los problemas con sus exportaciones a finales de junio, sus autoridades tomaron numerosas decisiones, que provocaron los terribles descensos en los mercados: Inyección de cientos de millones de yuanes en los mercados, bloqueo de nuevas empresas a cotización, devaluación en más de un 4% su divisa, para relanzar sus exportaciones… Y todo ello, provocó el baño de sangre en las principales plazas mundiales. Por el temor a que la economía china pudiera desacelerarse notablemente afectando a los principales países y provocando una nueva recesión global.

De hecho, tal fue el nivel de preocupación que el Ibex 35 registró una caída del 5,01%, la segunda mayor del último año tras el desplome del Brexit, con el resto de homólogos europeos corriendo la misma suerte. El CAC parisino se hundió un 5,35% y el DAX alemán un 4,7%, mientras el europeo Eurostoxx se dejó un 5,5%. Por su parte el desplome en el MIB italiano fue de un 6%, y el FTSE londinense perdió un 4,7%.

Evidentemente estas caídas tan abultadas supusieron el inicio de una corrección más profunda para los índices más importantes. Si nos centramos uno por uno, en lo que se refiere al Ibex 35 pasó de cotizar en los 9.756 puntos del cierre del 24 de agosto de 2015, a encontrarse ahora luchando por consolidar los 8.500. Esto supone un descuento de más del 12% en su cotización actual sobre los niveles de hace un año. También, lastrado por el efecto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Sobre su futura evolución técnica más inmediata, José Antonio González, analista de Estrategias de Inversión, concreta que las compras las que ganan el pulso y las que quieren escaparse del rango citado por la parte alta, esto es, superando los 8.556 puntos, superación que habilitaría para testar de nuevo los 8.720 puntos”.

Ibex 35


Sin embargo, esta evolución no es la misma si nos centramos en la que han seguido otros índices europeos, como es el caso del DAX o del CAC 40. En el caso del selectivo francés, el hueco bajista que dejó el aluvión bajista de la bolsa del país asiático provocó que tocara los 4.389 puntos. Un año después y teniendo en cuenta los fuertes números rojos que llegaron después del Brexit, el índice de referencia de la bolsa parisina se encuentra poco más de un 1% con respecto al mismo día en el 2015. Lo tiene a tiro.

En la misma línea, desde el punto de vista técnico nuestros filtros técnicos nos muestran que el selectivo se encuentra ahora mismo en fase de rebote y que, aunque su tendencia de medio plazo es alcista, su tendencia de largo plazo es bajista. Reflejaría una puntuación de 4,5 puntos con casi todos los indicadores en negativo.

CAC 40


Por el contrario, el DAX sí que tiene una situación completamente distinta después del descalabro bursátil de hace un año. El selectivo germano se encontraba hace doce meses en los 9.648 puntos, mientras que en la actualidad se está ubicado por encima de los 10.500 puntos y apuntando hacia los 10.600. Esto supone una suma de más del 9,5% con respecto al pasado ejercicio y teniendo en cuenta también el resultado del referéndum británico, lo cual deja en el olvido y completamente cerrado el episodio asiático en su gráfico.

Sobre el desarrollo técnico futuro que puede tener, los filtros técnicos de la zona Premium señalan que es un índice que se encuentra en estos momentos en fase alcista. Tendría una tendencia al alza claramente definida en el medio y en el largo plazo, mientras que casi todos sus indicadores se encontrarían en positivo. Únicamente su momento total lento es negativo y su volatilidad a largo plazo es creciente. 

DAX


En lo que se refiere exclusivamente a Europa, cerramos con el repaso sobre el MIB Italiano un año después de crash chino. El índice de la bolsa de Milán evidencia el desarrollo más desastroso desde hace un año, puesto que por aquel entonces se situaba sobre los 22.046 puntos, mientras que ahora está sobre los 18.300 puntos. En torno a un 17% abajo. Además de las preocupaciones globales al mercado italiano le ha pesado el problema de su banca con los créditos morosos, que hacen que sea la plaza más penalizada de entre las bolsas europeas.

FTSE MIB


En último lugar, si observamos la tendencia del índice de referencia del mercado europeo, el Eurostoxx 50, vemos que ha dejado atrás los problemas derivados de China. Y es que desde 2.973 puntos en los que se encontraba hace un año ha pasado a estar en los más de 2.988 puntos actuales. Esto supone más de un 0,5% más.

Eurostoxx