De las 109 SICAV que consiguen un rating de estrellas Morningstar, tan sólo 9 consiguen la máxima calificación. Una puntuación que deriva de la flexibilidad, la diversificación y el buen comportamiento (consistente) de los activos en los que invierte. Técnicas Reunidas, Tubacex y Almirall son las tres compañías mayormente representadas en sus carteras….aunque no todas tienen las mejores perspectivas. 
 
De las 109 SICAV que consiguen un rating de estrellas Morningstar, 9 han conseguido la máxima calificación. Tal y como ha publicado esta semana el proveedor de análisis, básicamente todas tienen dos cualidades principales: pertenecen a la categoría de productos mixtos y están correctamente diversificados.



Sociedades que, en conjunto, dedican un mayor porcentaje a activos de renta variable española respecto a las SICAVs de mayores partícipes. (Ver: Telefónica, Ferrovial e Inditex: apuestas en España de los grandes patrimonios).  De las tres Sicavs analizadas – Arenberg AM, Belgravia Beta y Eurocostergo de Inversiones – es esta última la que presenta a día de hoy una mayor exposición a la renta variable nacional.  ¿A través de qué compañías?

La SICAV tiene un total de once valores españoles en cartera y, de éstos, cuatro tienen un porcentaje superior al 2%. Rovi, Hispania, CIE y Merlin Properties suman en su conjunto más de un 8% del total. Sin embargo, de éstas tan sólo Rovi ha visto incrementar su porcentaje en cartera – desde el 2,18% pasa al 2,25% - mientras que Tubacex es la única compañía que ha irrumpido con mayor fuerza al pasar a una participación del 1,58% desde no tener nada en cartera.



El valor a día de hoy está en camino de recuperar parte de la caída que experimentó durante 2015. De hecho, la compañía está tanteando el 61,8% de la caída que partió de los 3,21 euros, máximos de 2015.   Una situación que le concede una puntuación de 7,5 en indicadores técnicos y con tendencia alcista en todos los plazos.



El momento para la compañía, tanto de corto como de más largo plazo, es positivo y una volatilidad creciente en el plazo más largo es el único factor que podría hacer que estos movimientos no fueran tan positivos. El valor cuenta con un 30% de recomendaciones de compra en estos momentos, según datos de Factset, frente al 36% que recomienda mantener y el 27% de recomendaciones de venta. El objetivo, según el consenso, se coloca en los 2,55 euros, apenas una revalorización del 0,8% desde los precios actuales.



No hay que salir del sector para ver a otra compañía vinculada al crudo: Técnicas Reunidas. Es la principal posición de Arenberg y la que mayor incremento ha visto en cartera desde el período previo. En total ocho compañías conforman la cartera de esta SICAV, que está expuesta en un 5,23% a la renta variable nacional. Las dos principales posiciones, Técnicas Reunidas y Azkoyen, representan en torno a un 3% en su conjunto.



La lectura de Técnicas Reunidas sin embargo es algo menos lúcida que la de su homóloga. De hecho, el valor apenas ha alcanzado el 50% de la caída que parte de los máximos de 2015. Y sin embargo, son muchas las miradas que atrae el valor por parte de los analistas. De hecho, casi el 42% de los analistas que siguen al valor recomienda la compra de sus acciones, aunque el precio cotiza ligeramente por encima del objetivo que le otorga el consenso, los 31,10 euros por acción.   Los más optimistas ven al valor cotizar en los 32,4 euros e incluso en los 39,60 euros, lo que supondría ver subidas cercanas al 2% y el 24% desde los precios actuales, respectivamente.



Y sin embargo, el valor tiene un suspenso en indicadores técnicos. El valor se encuentra en fase de rebote y, aunque a medio plazo tiene tendencia alcista, en el plazo más largo es bajista con un momento total lento negativo.



Belgravia Beta es la SICAV con menor porcentaje de participación en renta variable española. Destina un 2,04% de la cartera a este activo distribuido en un total de cuatro compañías siendo Almirall la que mayor porcentaje ocupa.  La farmacéutica sin embargo tiene aún más retos que superar, puesto que apenas ha rebasado el 38,2% de la caída que parte de los altos de 2015. Desde finales de junio, el valor lleva una subida canalizada que podría llevarle a los 14,8 euros en primer lugar para ir a buscar los 15,73 euros posteriormente, nivel que coincide con el 50% de retroceso de Fibonacci.



Los indicadores técnicos del valor le otorgan una puntuación de 4 sobre 10 con una tendencia bajista de largo plazo aunque alcista de medio.  El volumen es decreciente en todos los plazos lo que juega en contra de una volatilidad que es decreciente también en todos los plazos.



El valor cuenta actualmente con un 67% de las recomendaciones de compra frente al 8% de analistas que recomiendan vender. El objetivo que fijan las casas de análisis es de 16,68 euros para los próximos doce meses, con lo que habría que ver a la compañía subir un 16% desde los precios a los que cotiza actualmente.