Las acciones de Tesla se dejaron ayer un 10% tras una nota de Morgan Stanley en la que sus analistas avisaban de que la compañía podría caer en los próximos meses, aunque su objetivo a medio plazo es de subida. Esto es lo que dice la nota.
Aunque las acciones del fabricante de automóviles eléctricos suben hoy alrededor de un 1%, lo cierto es que merece la pena leer el informe que publicó ayer Morgan Stanley. En él recuerdan que el propio presidente de la compañía, Elon Musk, admitía hace sólo unos días que la acción cotizaba algo cara. (Elon Musk, el nuevo Steve Jobs de Wall Street?)

Los expertos de la firma de inversión aseguran que están de acuerdo con el fundador de Tesla. “Creemos que los títulos de la compañía deberían valer 320 dólares por acción, aunque no de forma tan rápida y no por algunas de las razones que está teniendo en cuenta el mercado”, aseguran. (Ross: Netflix es una acción para vender y está abocada al fracaso)

En estos momentos, los títulos de Tesla cotizan a algo más de 256 dólares por acción, lo que implicaría que en Morgan Stanley ven un potencial de revalorización de un 25%. Hay que tener en cuenta que después de la caída de ayer, la empresa aún se apunta una revalorización cercana al 70% en lo que va de año. (JP Morgan: La bolsa caerá tres meses tras la subida de tipos)

Tesla en bolsa desde el 1 de enero


Los analistas afirman “somos unos firmes creyentes en la estrategia de Tesla y seguimos insistiendo en que estamos ante la compañía automovilística más importante del mundo. El hecho de que ya se hayan asegurado socios para la gigafactory y el nuevo Modelo X proveen de una excelente historia de éxito a la compañía”. No obstante los analistas dicen que “con todo, no esperamos que la acción se aprecie de forma tan constante desde estos niveles, hay algunos aspectos que tener en cuenta”.

Hay que considerar que desde que Tesla debutó en junio de 2010 a 17 dólares por acción, sus inversores han multiplicado su inversión por unas 15 veces.

Tesla histórico


1- Los analistas recuerdan que a excepción de Tesla, la comercialización de vehículos eléctricos en el mundo ha fracasado y se encuentra por debajo de los objetivos. Además, aseguran que hay que tener en cuenta que algunos de los principales fabricantes de coches del mundo preparan lanzamientos de nuevos modelos.

Por otro lado, en Morgan Stanley alertan “Nosotros no infravaloramos la capacidad de influir de esta industria sobre la normativa de reducción de emisiones”. Y apuntan “afortunadamente la capacidad de innovar y vender productos de Tesla no depende de los incentivos del gobierno”.

2- Para hacer frente a la demanda de China, Tesla va a tener que demostrar habilidad para poner en marcha una buena infraestructura de ventas y servicios. A esto hay que añadir que estos analistas consideran que la demanda de China podría superar la capacidad de suministrar vehículos de la compañía.

3- Pese a todo lo que se ha dicho, en Morgan Stanley consideran que aunque la gigafactory va a permitir aumentar la fabricación de coches no tiene por qué influir en el precio de los automóviles de Tesla. En este sentido, cree que hay muchos inversores que han sobredimensionado las previsiones de volúmenes de venta de la empresa, a la que siguen considerando una compañía de nicho.