La bolsa europea, con la española a la cabeza, es una atractiva fuente de dividendos. Si usted es un inversor amante de estas retribuciones periódicas y no le gustan las sorpresas, aquí le damos unas cuantas ideas de inversión por dividendos para una cartera de largo plazo. 
 
La inversión por dividendos se ha convertido en una filosofía para muchos accionistas, ya que, además de recibir periódicamente una renta, los dividendos también suponen una balsa para mantenerse a flote en bolsa durante años. Además, la bolsa española, líder mundial en reparto de dividendos, se convierte en el principal mercado europeo en el que pescar oportunidades atractivas.

dividendos bolsas internacionales

Fuente: BME

Teniendo en cuenta esto, al consultar a los expertos qué valores consideran ellos que son una apuesta por dividendo en el largo plazo, la mayoría nos han recomendado valores españoles:


TELEFÓNICA
Hace justo 3 años que Telefónica suspendió su dividendo. Entonces la operadora era una abanderada de la retribución al accionista y César Alierta repetía hasta la saciedad que mantendría el dividendo pese a la enorme deuda de la compañía. Pero, al final, acabó capitulando. Telefónica suspendió su dividendo durante un año. Sin embargo, ahora ha vuelto a recuperar su puesto en el podio de los que mayor rentabilidad por dividendo reparte del Ibex 35. Proporciona un 5,83% de rentabilidad, la tercera mayor del selectivo. Además, Lola Jaquotot, gestora de renta variable de Gesconsult, considera que hay motivos para volver a apostar por Telefónica por su dividendo y que no nos volverá a sorprender cortando el grifo, ¿por qué? “porque tras la venta de O2 Reino Unido, Telefónica fortalece de forma definitiva el balance que unido a la recuperación de sus principales mercados, Latinoamérica y España, garantiza la sostenibilidad del dividendo a futuro”. Con ello, la compañía va cubriendo poco a poco el sumidero de deuda que tiene.

Además, los resultados de los últimos trimestres han venido a confirmar y reforzar la historia de crecimiento de Telefónica. “Por un lado, se mantiene el crecimiento orgánico en Latinoamérica (y lo peor en divisas parece que ya lo hemos visto), por otro se confirma la recuperación de las ventas en España y la consolidación del mercado alemán y brasileño. Además, con la venta de Reino Unido se alivia definitivamente la presión financiera que ha estado pesando sobre el valor y se queda en mejor posición para afrontar el proceso de consolidación móvil en Brasil sin poner en riesgo la remuneración al accionista”, dice Jaquotot.



RED ELÉCTRICA
El sector de las utilities ha siempre un coto en el que cazar dividendos interesantes y estables. De hecho, la rentabilidad media del sector eléctrico en España está en el 4,5%, por encima de la media histórica del Ibex 35 (3,96%). Dentro de este sector, Luis Padrón, experto del sector energía de Ahorro Corporación, apuesta por Red Eléctrica, que actualmente proporciona una rentabilidad por dividendo del 4,55%. “Nos gusta porque reparte el dividendo en efectivo, no en acciones, y tiene gran visibilidad del dividendo”. Por si fuera poco, se espera que eleve el payout un 5% adicional.

Red Eléctrica es también una opción defensiva que cobra importancia en un entorno en el que la tasa libre de riesgo está en torno al 2% pues, mientras "REE ofrece una rentabilidad del 4,55%, que procede de unos cash flow sin riesgo regulatorio, tiene una situación financiera bastante sólida, con unos crecimientos futuros del 7% del BPA para los próximos años”, indica Padrón.


BANCO SANTANDER
Hasta en el peor de los momentos Banco Santander ha arriesgado por mantener el dividendo. Por ello, Jorge Díaz San Segundo, responsable de desarrollo de negocio de Groupama AM, considera que Santander puede ser una buena apuesta por dividendo para el largo plazo.

El experto destaca, además de la estabilidad de la retribución, su elevada rentabilidad: “en este momento es la compañía del Eurostoxx 50 con una rentabilidad por dividendo más alta (alrededor del 8,5%)”. Y, si bien, buena parte de ese dividendo es mediante scrip dividend, lo que en teoría diluye el valor de la acción en el tiempo y hace este dividendo menos atractivo, la entidad ha prometido ir mudándose al pago total en efectivo. De hecho, este año ya abonará una de las cuotas en cash.



IBERDROLA
Siguiendo con el sector de las utilities, para invertir por dividendo, Iberdrola es el valor fetiche de Diego Jiménez Albarracín, responsable de RV del departamento de Deutsche Bank. La rentabilidad por dividendo de Iberdrola alcanza el 4,50% actualmente. Un porcentaje atractivo. Además, el experto alega varias razones para confiar en su mantenimiento: “la compañía se ha portado bien con los accionistas dando una rentabilidad media del 4%. Su negocio le garantiza que continúa en esta línea, pues actualmente Iberdrola tiene un mix de negocio regulado + libre que le da gran visibilidad a sus resultados y está haciendo inversiones interesantes en EEUU y Reino Unido”.

Además, parece que la tormenta bursátil que vivió hace tres años queda en el pasado, “pues las ansias de Florentino Pérez por su control se han evaporado y, con ellas, el miedo a la lluvia de papel se ha disipado, contando ahora con un núcleo duro de accionistas, formado sobre todo por fondos de Oriente Medio y Pacífico”, dice Jiménez Albarracín. Por otro lado, el problema de la deuda es secundario y no parece que vaya a poner en peligro el dividendo, ya que “Iberdrola tiene capacidad para salir al mercado y financiarse en condiciones atractivas sin tener que sacrificar la retribución al accionista”.



REN
Fuera de España también hay oportunidades de invertir por dividendo, aunque no hace falta irse muy lejos para conseguir pesar una retribución estable para el largo plazo. Desde Gesconsult nos sugieren comprar acciones de la operadora de electricidad y gas portuguesa Redes Energéticas Nacionales (REN).

La principal razón que garantiza el mantenimiento de su retribución al accionista es que “al ser una compañía cuyos ingresos son 100% regulados la estabilidad regulatoria es fundamental y, tras la nueva regulación aprobada por el Gobierno portugués en 2014, la compañía goza de estabilidad regulatoria durante los próximos tres años con una rentabilidad sobre sus activos, tanto eléctricos como gasísticos, garantizada”.

Además, el dividendo de REN gana mayor atractivo al caer el coste de la financiación lusa. Así pues, “REN está siendo capaz de maximizar el diferencial entre la rentabilidad sobre sus activos y el coste de la deuda, de manera que la generación de caja le permite ser la compañía del sector que mayor rentabilidad por dividendo distribuye entre sus accionistas a nivel europeo, más de un 6,60%. Además, pensamos que sus resultados deberían verse muy beneficiados a futuro por el Plan de interconexiones eléctricas y gasísticas con Europa”, justifica Jaquotot.