Leer el comunicado de política monetaria de la FED es como ver a la Gioconda. A veces parece que la mujer del retrato de Leonardo sonríe y otra vez exhala tristeza. Lo mismo ocurre con las palabras de la Reserva Federal, el tono podría ser indistintamente positivo o negativo. Básicamente hay pocos cambios con respecto a lo que la institución apuntó en septiembre.
 
Así, tal y como se preveía la FED ha mantenido los tipos de interés sin cambios en el rango 025-0,50%. La cercanía de las elecciones presidenciales hacían poco probable que la autoridad monetaria decidiera subir el precio del dinero por primera vez este año. Hasta hoy, los mercados dan hoy una posibilidad de un 70% a que se produzca esa subida de un cuarto de punto en poco más de un mes, en la reunión del 14 de diciembre. Eso sí, habrá que ver qué ocurre con el resultado de las elecciones legislativas de la semana que viene y si es Donald Trump el que consigue instalarse en la Casa Blanca.  Un brexit a la americana podría producir la misma reacción entre los miembros de la institución.

El el comunicado de la FED se puede leer que el mercado laboral se ha fortalecido y que el crecimiento económico ha repuntado con respecto a los niveles vistos en el primer semestre del año. También explican que “aunque la tasa de desempleo ha cambiado poco en los últimos meses, el empleo sigue sólido”.  Como en otras ocasiones, los miembros de la institución destacan la fortaleza del consumo interno y la debilidad de la inversión de las empresas. Y al igual de lo que ocurre hace meses, destacan la mejora de la inflación, aunque apuntan que todavía sigue por debajo del objetivo de largo plazo del 2%.

tipos


Hasta ahí no hay ninguna novedad. Los expertos las esperaban en el tercer párrafo, que es el destinado a comunicar si hay, o no, cambios en la política monetaria y a explicar los motivos.  Al igual que ocurría en septiembre, la FED explica que aunque “el entorno para un aumento de los tipos ha mejorado, se ha decidido por el momento, esperar a nuevas evidencias de que se pueden conseguir los objetivos propuestos. De hecho, en esta ocasión ha habido dos miembros de la FED, Esther L. George y Loretta J. Mester.  En la última reunión fueron tres miembros. 

Hay que recordar que la Reserva Federal tiene dos mandatos claros, mantener la inflación por encima del 2% y la cifra de desempleo en niveles aceptables para la sociedad. Como explica Franck Dixmier, director global de Renta Fija de Allianz Global Investors, “los últimos datos estadísticos muestran que la economía estadounidense ya está en pleno empleo. Aunque la reciente subida de la tasa de participación implica que todavía hay capacidad no utilizada en el mercado laboral, esto no cambia fundamentalmente la situación”. 

Aunque la inflación sigue por debajo del objetivo del 2%, lo cierto es que la subida de los precios del petróleo y el incremento del empleo y los salarios, la situación está mejorando.

inflación

Por eso el experto de Allianz comenta que “una vez superado el obstáculo de las elecciones en Estados Unidos la Fed ya no será capaz de justificar lo injustificable".

Los últimos datos que se han conocido en Estados Unidos, como el del PIB del tercer trimestre que se habría expandido un 2,9% con respecto a los tres meses anteriores dan cada vez más argumentos a los expertos que esperan una subida de los tipos.

Lo cierto es que los miembros de la FED prevén una subida de tipos de este año y, a estas alturas del ejercicio, solo les queda una oportunidad. Quedamos todos emplazados el próximo 14 de diciembre, cuando además habrá rueda de prensa y la presidenta de la institución podrá explicar la decisión adoptada. Sea cual sea.