A sólo unas horas de que Twitter debute mañana en el NYSE con el ticker TWTR, son muchos los expertos que alertan sobre los peligros de esta OPV. Entre todos sobresale Jim Cramer.
Como suele ocurrir en estas ocasiones los analistas se debaten sobre si el precio de la acción que sale a bolsa está bien valorado, o no. Aunque algunos como los de Morningstar confían en la solidez de un negocio que, hasta el momento, no ha dado dinero, otros piensan que la empresa sale cara. (Ver Vídeo: Goldman está vendiendo Twitter con vocación de medio plazo)

La compañía comunicará hoy mismo el precio definitivo al que comenzarán a cotizar en el NYSE. En principio, esta misma semana la empresa elevó en un 20% el rango de precios hasta 23-25 dólares por título. Ese día Bloomberg afirmaba que los directivos de la compañía anunciaban que el precio final podría ser, incluso, superior.

Uno de los últimos expertos en definirse a este respecto ha sido el conocido Jim Cramer, en su programa Mad Money de la CNBC. (Ver vídeo de Cramer)


Cramer afirma que mañana podría suceder con Twitter lo mismo que ocurrió con Facebook en el primer día de su debut. Al igual que la red social de mensajes cortos, la compañía que dirige Mark Zuckerberg elevó su precio antes de salir a cotizar.

En concreto, lo fijó en 38 dólares; marcó el primer cambio en 42,05 –es decir con una subida de más del 10%- y aunque llegó a tocar los 45 dólares esa jornada, cerró la sesión con un alza del 5% en 40 dólares.

Quizá no haga falta recordar que Facebook no volvió a tocar ese nivel hasta el pasado mes de julio, tras la presentación de resultados que hizo evidente que la cotizada podía hacer dinero con la publicidad desde dispositivos móviles.

Cramer teme que los inversores institucionales estén presionando a sus brokers para hacerse con grandes paquetes de acciones de Twitter. El presentador e inversor afirman que el objetivo detrás de este hambre de títulos de la red social es, después, venderlo a los inversores minoristas a un precio mucho más alto poco después del debut.

“Estos chicos grandes están apostando a que otros inversores menos informados –y que aman twitter-, gente que no sabe cómo valorar una acción, van a comprar acciones de los profesionales a un precio mucho mayor del que sale por valoración”, apunta.

Cramer, además, ha afirmado que nunca deberían comprarse acciones de Twitter si la compañía se valora por encima de los 20.000 millones de dólares.