El sector de los hoteles en España ha sido una auténtica golosina en los últimos tiempos. El repunte del turismo a nivel nacional se ha trasladado a su cotización, pero… ¿sigue siendo interesante apostar en ellos?
El turismo sigue ejerciendo como uno de los motores de la economía española con un peso sobre el PIB bastante suculento. Tanto que suma el 11,5% del total del Producto Interior Bruto español, siendo una de las partidas más destacadas con notable diferencia.

Además, según las últimas cifras del sector turístico y de viajes registró un superávit de 24.600 millones de euros hasta agosto, lo cual supuso un 0,8% menos con respecto al mismo periodo en 2014, como publicó el Banco de España en su último informe de la balanza de pagos. Dicho resultado es consecuencia de unos ingresos que alcanzaron los 34.500 millones de euros, un incremento del 3,2% con respecto al periodo comprendido entre enero y agosto del pasado año. Es decir, 33.400 millones de euros fue lo que registró en ese periodo durante 2014.

En este sentido, los pagos se elevaron a 9.900 millones de euros en los ocho primeros meses del año, un 15,1% más, en comparación con los 8.600 millones de euros de un año antes. En agosto, el saldo de la rúbrica de turismo y viajes se sostuvo en torno a los 5.100 millones de euros. En el desglose se observó unos unos ingresos de 6.900 millones de euros (+2,9%), en relación a unos pagos un 20% superiores, hasta 1.800 millones de euros.

Estos datos ponen de manifiesto que el sector turístico en España está de dulce en los últimos tiempos y que, quizá, eso podría ser aprovechado en términos bursátiles. Si observamos las acciones hoteleras en España, tanto NH Hoteles como Meliá Hotels han experimentado un rally alcista en los últimos meses a consecuencia de este aumento de la actividad turística.

El aumento del consumo en terreno nacional se está notando tanto en los datos del PIB, que crece a más de un 3% interanual, y en las reservas de los hoteles en particular. Eso provoca que las compañías que se benefician de la captación de más turistas hayan obtenido mayor cantidad de ingresos en sus últimos resultados y lo han podido reflejar en su cotización.

Así, según José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga Sociedad de Valores, “el ciclo español es muy claro y el latinoamericano no”. Desde su punto de vista, esta subida del turismo resulta golosa para obtener rentabilidad en bolsa. “Siempre he dicho que había que coger la palanca de tracción de este ciclo que son los hoteles o las papeleras y por eso NH o Meliá son compañías que están en positivo en el año y creo que lo están haciendo bien”, concreta.

NH HOTELES

Aunque cada una de ellas tiene sus particularidades, lo cierto es que en bolsa han seguido caminos paralelos hasta el presente que nos ocupa. En el caso de NH Hoteles, de los 3,63 euros en los que cotizaba el valor en el mercado español, ha pasado a revalorizarse hasta los más de 5,5 euros en los que se mueve en estos momentos.


Es decir, una subida del 49% en tan solo un año como consecuencia del aumento de la demanda turística y el buen funcionamiento de su negocio en los últimos tiempos. Pero la duda ahora es si ese rally proseguirá en el tiempo o si por el contrario ya no tiene visos de proseguir.



Si nos atenemos a los filtros técnicos de Estrategias de Inversión, podemos observar que NH Hotels se encuentra en fase de consolidación, mientras que recibe una puntuación de 7 puntos en una escala que oscila del 0 al 10. Todos los indicadores son positivos y la tendencia que dibuja a medio plazo es alcista. Sin embargo, para el largo plazo este análisis técnico concreta que el valor es bajista.

NH Indicadores


Centrándonos en las recomendaciones de los analistas, las apuestas son muy dispares, aunque la infraponderación se encuentra en posición minoritaria con respecto a las otras. El 35% considera que la mejor opción es comprar sus títulos, el 33% opta por ser neutral y el 32% restante prefiere vender. Por tanto, interesante para el medio plazo, pero no tanto para el largo plazo.

NH Hoteles recomendaciones


MELIA HOTELS

Su caso es similar al de su competidor. El aumento de volumen de turistas ha llevado a la empresa a engrosar su balance de forma sustancial y a que eso tenga su directa repercusión en los mercados. De hecho, de los algo más de 8 euros por título ha pasado a sobrepasar la barrera de los 13 euros. O lo que es lo mismo, una revalorización de más del 60%.


Desde 2012 y obviando el proceso lateral que mostró durante el 2014 su tendencia ha sido claramente alcista. Lo que hay que analizar ahora es si este recorrido tendrá continuidad a partir de este momento o si su ‘momentum’ ha pasado ya a la historia.



Para el consenso de mercado está claro que las acciones de Melia siguen siendo apetecibles. El 52% apuesta por sobreponderar sus acciones, mientras que el 35% cree que la mejor opción es ser neutral por el 35% que no quiere sus títulos en cartera. Desde luego, los vientos de cola que mueven a la acción son recogidos por los analistas.

Melia recomendaciones


De igual manera el aspecto que muestra la acción es bastante halagüeño si nos fijamos en los filtros técnicos de Estrategias de Inversión. Al activo le quedaría mucho que decir en bolsa dado que todos los indicadores son positivos salvo su tendencia a medio plazo, que es bajista.

Melia hoteles indicadores


Por el contrario, a largo plazo traza un recorrido alcista, el volumen es creciente en el tiempo, su momento es positivo y la volatilidad que presenta es decreciente tanto para el medio plazo como para el largo plazo.

Así pues, con estos mimbres, en base a la opinión de los expertos y observando el análisis técnico, se puede sacar la conclusión que las hoteleras españolas siguen siendo atractivas para invertir teniendo en cuenta las características específicas de cada una. Mientras el turismo tire del carro, será una apuesta a tener en cuenta.