Su condición de blue chip no le ha librado de la quema. Con las ventas generalizadas que han doblegado al mercado español en estos meses, Santander ha sufrido mucho más que otros valores del selectivo. La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha regresado a niveles de cotización de mediados de 2012, se ha abaratado considerablemente y varios insiders han aprovechado para comprar.  

Banco Santander se ha convertido en blanco de las ventas. Desde los máximos que marcó en 7,23 euros en septiembre de 2014, el valor no ha parado de perder posiciones. Desde dicho pico arrastra una caída cercana al 50% y sólo en lo que llevamos de año las pérdidas bursátiles superan el 15%. Tal ha sido la presión vendedora que el precio ha viajado a niveles del verano de 2012, marcando mínimos en 3,46 euros.
 
Esta caída bursátil ha abaratado el valor y los precios de derribo han sido aprovechados por los insiders para aumentar su exposición al valor. De hecho, vemos que a lo largo de la semana pasada hasta cuatro accionistas importantes de Santander compraron títulos de la entidad. Ana Patricia Botín acudió al rescate del banco que preside con una adquisición adicional del 0,001%, por lo que ya posee el 0,125% del capital.

El mexicano Carlos Fernández González, consejero externo independiente de Santander hizo una apuesta mayor, subió su posición del 0,110% que tenía a finales de 2015, al 0,117% actuales. Lo hizo, además, a un mayor precio que Ana Patricia Botín, pese a que entraron el mismo día, 3 de febrero. Fernández González adquirió varios paquetes accionariales a un precio medio de 3,76 euros, mientras que Botín lo hizo a 3,50 euros.
 
Otros insiders que movieron ficha, pero de forma más discreta (como también lo es su peso en el capital) fueron el vicepresidente de la entidad, Rodrigo Echenique Gordillo (tiene un 0,005% de Santander); el CEO de Santander Brasil, José Antonio Álvarez Álvarez (tiene un 0,003%) y la consejera externa independiente y ex ministra de Medio Ambiente Isabel Tocino (posee un 0,002%).

insiders santander

 

Y FUERA DE LA ENTIDAD, ¿QUÉ PIENSAN?
Los expertos seguidores de Banco Santander también han mantenido sus apuestas sobre el valor en los últimos meses, pues vemos que el 29% de los analistas viene reiterando desde hace cuatro meses su consejo de compra, mientras que el de venta apenas se ha movido en eses periodo del 15%.  El grupo de los brokers sigue apostando por mantener Santander en cartera (55%).


 
Sin embargo, lo que sí se ha movido y lo ha hecho a la baja, es el precio objetivo. Actualmente el consenso de mercado le fija el target Price en 5,07 euros, el nivel más bajo desde hace más de dos años. De hecho, desde junio del año pasado los brokers no han hecho más que recortárselo (precisamente en junio de 2015 Santander rondaba los máximos anuales en 6,70 euros).

brokers santander

 
Desde el departamento de análisis de Estrategias de Inversión, Luis Francisco Ruiz considera que Santander es uno de los valores del Ibex 35 con más papeletas para liderar el rebote, ya que ha aumentado considerablemente el volumen de contratación y acumula sobreventa.
 
De momento, las dos últimas sesiones ha rebotado con fuerza saliendo del área de sobreventa y salvando los 3,50 euros, pero aún es pronto para decir que ha hecho suelo, pues si bien ha atacado la directriz alcista de largo plazo que perforó a comienzos de febrero, para evitar caer en un pull back, habría que asegurar que Santander supera los 4 euros, por donde pasa el retroceso de Fibonacci del 61,8% de todo el movimiento desde el suelo de 2009 al techo de 2014.
 
santander


¿Y POR FUNDAMENTALES?
Las fuertes caídas han dejado a todos los bancos cotizados en el Ibex 35, menos a Bankinter con un precio valor en libros. De hecho, en Santander este ratio es el segundo más bajo del sector, sólo por detrás de Popular (0,72 vs. 0,41), pero por debajo de la media sectorial en 0,76 veces.
 
En cuanto a PER, Santander sí es el banco que cotiza con mayor descuento, pues este ratio se coloca en 8,56 veces, frente a las 10,52 veces de la media del sector. Sin embargo, José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, tras conocer sus cuentas, considera que “sus resultados son resultados para un valor de 4 euros. Al final tiene las divisas emergentes en contra, tienes ciertas provisiones por software que suponen unos 600 millones y luego había alguna provisión más pero en  general son resultados, dentro de la que tiene encima, que están metidos en precio. Con una curva de tipos en contra, margen de intereses encogiéndose, creo que no son una debacle, pero que hasta que no haya crecimiento, no cogerán la senda de recuperación. Lo que más me ha gustado son los ratios de capital, que supone que internamente está reforzando su estructura de capital”.
 
bancos fundamentales