David Ardura, subdirector de gestión de Gesconsult, analiza la actualidad del mercado europeo y las oportunidades de inversión para los próximos meses. 
 
Ante la incertidumbre que rodea a los mercados en las últimas semanas y la cercanía del verano, ¿cree que es momento de aumentar la liquidez en las carteras?
Venimos y estamos en una corrección, pero estamos en un mercado y una economía de fondo positivos, por lo que no pensamos que sea el momento más adecuado para hacer liquidez, más si tenemos en cuenta que el evento que está marcando a los mercados es Grecia. Si tenemos una solución positiva próximamente, veremos una reacción positiva en los mercados.

Entonces, ¿es un momento más propicio para poner a trabajar la liquidez?
Sí, totalmente. Pues el fondo es bueno, de crecimiento y recuperación económica, que se ha visto alterado puntualmente, pero que si se soluciona lo de Grecia, en un entorno así las correcciones son más oportunidades de compra.

Y, si se llega a un acuerdo de mínimos con Grecia, ¿será igualmente bueno?
Será interpretado como un primer paso, un acercamiento entre ambas posturas, así que, sí, será bien interpretado por el mercado.

¿Cree que es momento de reducir posiciones en el mercado español y aumentarlas al europeo?
Más allá de lo que estamos viviendo esta última semana en España, aunque la incertidumbre tampoco se ha traspasado a los mercados porque el comportamiento de las bolsas ha sido muy similar, sí que pensamos que España, dentro del entorno macro que hay para Europa sigue siendo uno de los motores de crecimiento de la economía europea. No vemos razón para cambiar el posicionamiento en España de forma general. Otra cosa es si vamos a sectores concretos, que tienen más vinculación con la inversión pública, con ciertas Administraciones… en ese caso, quizás Europa sí ofrezca mejores posibilidades.

No obstante, Moody’s, ha alertado de un riesgo de ralentización de las reformas económicas… ¿Cree que el cambio político a nivel local y regional podría impactar en el crecimiento del país?
Donde está la clave de todo es en el Gobierno central. Tenemos una Ley de Estabilidad Presupuestaria que implica que el gasto de las diputaciones y Comunidades Autónomas venga limitado por el Gobierno y, si es Gobierno es ortodoxo y que quiere cumplir con el déficit, la capacidad de las Comunidades queda muy limitado.
Otro escenario se daría si hubiera un cambio en el Gobierno central y no fuera tan ortodoxo, pero no lo manejamos en este año. De ahí que no vemos un riesgo de incumplimiento de los objetivos de déficit en 2015, ni en 2016 si no hay un cambio de Gobierno de este calado.

Pero esta semana hemos visto que energéticas, bancos y constructoras eran los valores más penalizados… ¿cree que el nuevo entorno político podría frenar a estos valores, que son los más ligados a contratos públicos?
Sí, es posible, lo que pasa que tendríamos que discriminar. No es lo mismo FCC, que tiene una vinculación importante con las Administraciones Públicas en España, que Sacyr o ACS, que su circulación es significativamente menor, aproximadamente un tercio de lo que puede tener FCC.

En renta fija ocurre lo mismo, hay que ser selectivos, pues si sube el riesgo país, la deuda de todas las Comunidades lo va a notar, pero no es lo mismo una Comunidad que es austera, pues ahí pueden surgir las oportunidades.

En la distribución sectorial de la cartera de su fondo Gesconsult Renta Fija Flexible el sector con más peso es el de servicios financieros. ¿Cree que hay gran valor de cara al medio/largo plazo en bancos y aseguradoras europeos?
En general son más europeas. El entorno para estos dos años es de más crecimiento e inflación, de mayor crédito y de posibles tipos más altos en 2016. Estas condiciones son buenas para los servicios financieros y todavía no se refleja en sus cotizaciones.

También tiene presencia en su fondo empresas ligadas a materiales básicos. ¿Dónde ve valor aquí, pues es un sector complicado…?, ¿estas compañías están vía deuda o vía renta variable?
Pues precisamente en este momento complicado, que es donde creemos que surgen las oportunidades. Como el entorno de crecimiento global es positivo y los precios de la energía se están normalizando, esto nos hace pensar que las oportunidades están ahí, tanto en renta fija como variable. Por ello, compra ahora que no está puesto sobre la mesa es donde encontramos más oportunidad. Quizás sea un sector más retrasado y con más riesgo, pero por eso tiene menos ponderación en el fondo.