¿ Está en crisis la industria de fondos de inversión en nuestro país?. Los últimos datos no dejan lugar a dudas ya que en los primeros seis meses del año el patrimonio de los fondos de inversión cayó un 18% hasta los 203.900 millones de euros. Caídas que no hacen más que confirmar la tendencia de los últimos doce meses desde que saltó a la palestra la archiconocida crisis subprime y desde que los depósitos abrieron una guerra abierta contra estos productos. Y es que, razones no le faltan a los partícipes para deshacer sus posiciones en los fondos de inversión ya que del más de centenar de categorías de fondos que hay en España, apenas una veintena mantiene una rentabilidad positiva, aunque por debajo aún de la inflación. Una tendencia –señalan los expertos consultados por Estrategias de Inversión- que continuará en los próximos meses al calor de un mal comportamiento de los mercados y de la competencia feroz de los depósitos bancarios. Razón por la cual la industria de fondos ya ha puesto en el mercado los fondos ligados a la inflación, la última moda en inversión segura.
No corren buenos tiempos para la industria de los fondos de inversión. Su patrimonio gestionado se elevó en julio hasta los 203.900 millones de euros, lo que representa –según datos de Ahorro Corporación- un descenso del 17,9% respecto a diciembre de 2007. Desde diciembre, el patrimonio de los fondos de inversión ha perdido 44,3 millones de euros, de los cuales 8,1 millones se movieron sólo durante el mes de julio. En cuanto al patrimonio neto –diferencia entre suscripciones y reembolsos- se redujo en 7.300 millones en julio, el 3,5% del patrimonio total de junio. “Un descenso bastante acusado” para el experto de Morningstar Fernando Luque. Sin embargo este experto alerta, “estos datos hay que separarlos en dos partes: por un lado los reembolsos netos, es decir, la gente no invierte en fondos porque la rentabilidades están dejando bastante que desear, y por el otro lado, el resto de productos que le están haciendo la competencia a los fondos de inversión, como son los depósitos”, comenta Luque. Para Carlos Fernández, responsable de análisis de fondos de Inversis Banco, la situación es muy clara y se explica por la falta de información financiera de los inversores, “la gente que entró en los últimos años y en productos como los fondos de renta variable emergente, por poner un ejemplo, se encontraron con rentabilidades elevadas a corto plazo, pero la mayoría de estos inversores entraron cuando ya se habían obtenido estas rentabilidades, es decir, la entrada masiva de partícipes se produce justo después de grandes revalorizaciones y luego sufren caídas”. En definitiva, aclara este experto, “falta educación inversora en nuestro país”. Además, explica Fernández “si observamos lo que se vende en España, vemos que hay una gran parte vinculada a productos garantizados que se han visto muy perjudicados por los depósitos bancarios”. Y es que, la banca ha captado desde julio del pasado año más de 120.000 millones de euros en depósitos a plazo. No obstante, para el experto financiero de Morningstar “si en verdad lo que se quiere es comparar fondos con depósitos, habría que hacerlo con la fiscalidad incluida”. Y en este punto –señala Luque-“los fondos de inversión son más ventajosos que los depósitos”. Además, “permiten traspasar el dinero de un fondo a otro sin tener que tributar por ello”. De ahí que la apuesta de este experto financiero sea la de mantenerse en los fondos de inversión. Fondos ligados a la inflación, la última novedad del mercado Renovarse o morir. Eso es lo que deba pensar la industria de los fondos de inversión ante el descalabro de los últimos meses. De ahí que las entidades financieras y las gestoras hayan decidido innovar y sacar al mercado fondos novedosos ligados a la evolución de la inflación, como el Nota inflación + 1db de la gestora alemana Deutsche Bank que se ha unido a gestoras como BBVA, Bankinter o La Caixa que ya tienen en el mercado productos de estas características como el Bankinter Inflación Plus o el BBVA Inflación. Existen dos tipos de fondos para intentar luchar contra la inflación. Según explica Fernando Luque de Morningstar “por un lado los fondos que invierten en bonos ligados a la inflación y cuyo principal cupón se ajusta en función de las expectativas de inflación, y por otro lado, los fondos garantizados ligados a la inflación, que tienen interés –comenta este experto- porque si se quiere obtener una rentabilidad en línea con el alza de precios es un producto garantizado que te permite hacerlo”. Sin embargo, apostilla Luque, “nosotros creemos que lo mejor para luchar contra la inflación es una cartera de fondos de renta variable que permiten obtener rentabilidades similares a la inflación, pero incluso por encima de la inflación actual, ya que esta en un futuro puede bajar”. Eso sí, aclara Luque “aconsejamos la inversión en renta variable siempre y cuando el horizonte de inversión sea a largo plazo, es decir, no inferior a cinco años”. Opciones de inversión Pero, ¿es un buen momento ahora para entrar en el mercado de renta variable?. Lo cierto es que las perspectivas siguen siendo poco halagüeñas para los mercados bursátiles aunque la clave –dicen los expertos- es mirar más allá del corto plazo. “Ahora parece que todo el mundo huye de los fondos de renta variable porque se mira la rentabilidad de los fondos a muy corto plazo”, comenta el experto de Morningstar, “sin embargo, nosotros creemos que siempre es un buen momento para invertir en fondos de renta variable, siempre y cuando –dice Luque- el horizonte de inversión sea el adecuado”. Mientras y por zonas, Asia podría seguir siendo una de las aéreas geográficas preferidas por los analistas. Carlos Fernández de Inversis Banco se muestra tajante, “Asia es una alternativa atractiva a medio plazo si el inversor es capaz de aguantar la presión”. Según explica este experto, “aunque hay gente que piensa que la zona de Asia crecerá muy poco y con inflación elevada, con los JJOO como telón de fondo, nosotros pensamos que esto no será así”. Es más, aclara Fernández, “si tuviéramos que hacer una designación estratégica, Asia sería nuestra mejor opción”.