Como cada semana, Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG analiza las variables que pueden impactar en los mercados y las recomendaciones que hay.  

Ayer la reunión del BCE dejó un sabor agridulce entre la recuperación a la que está asistiendo Europa aunque a España le dio un tirón de orejas por la necesidad de reformas en el mercado laboral. ¿Qué lectura hace?


En primer lugar, el hecho de que la reunión del BCE no dejara ningún titular es algo a lo que tenemos que acostumbrarnos. En 2014 el principal catalizador del mercado era la reunión del BCE, después de que en enero el organismo lanzase su acción máxima y agostase su potencial, tenemos que cambiar el chip para el BCE. En 2015 no será el catalizador en absoluto. Tendrá una capacidad de influenciar en los mercados cuando comience el debate para subir tipos. Sobre lo que dijo de España, hay que verlo dentro del contexto del año electoral en el que estamos. Es cierto que las reformas se han detenido, incluso estamos viendo en algunos gobiernos aumentos del gasto.

Por cierto, hoy España ha colocado deuda a largo plazo (2020, 2025 y 2029) y ha tenido que elevar el interés ofrecido a los compradores en los tramos más cercanos. ¿A qué crees que se debe?, ¿nos olvidamos de las rentabilidades negativas de la deuda española?

No creo que sea algo representativo. Esta semana las primas se están moviendo al alza, la presión de Grecia está haciendo que tengamos algo de volatilidad. FT publicó que Grecia intentó posponer el pago de Grecia al FMI, tenemos declaraciones pesimistas del ministro alemán de finanzas diciendo que no hay que esperar una solución con premura. Está disparando la rentabilidad de la deuda griega y está despertando la vieja correlación de que la deuda de los países periféricos evolucionan en correlación.

¿Cree que el BCE se quedará sin bonos para completar el BCE a finales de año?
Creo que eso puede afectar a la proporción de bonos que quiere comprar el BCE. Seguramente el hecho de que la rentabilidad negativa cubra un meno tramo de la España o Italia podría tener esa consecuencia. Draghi se mostró sorprendido con que hubiera especulaciones sobre que se vaya a agotar el papel para comprar. Si mueve la tasa de depósitos, entrará más papel y comprará.

Si miramos a EEUU, a la vez que Draghi decía que cada vez íbamos mejor en EEUU salían datos muy malos y el Libro Beige de la FED decía que el mercado laboral se estaba moderando.
Más que el Libro Beige las últimas actas de la FED apuntaban a que seguía habiendo un grupo de miembros a favor de subir los tipos en junio. Bullard dijo que sigue viendo una subida de tipos de interés inminente por parte de la FED. Creo que la clave estará en los datos macro que se presenten esta primavera. Los datos del primer trimestre han sido malos y vamos a ver si ahora los datos son reflejo de cómo se mueve la economía americana. Todavía es pronto y creo que los tres próximos meses serán clave.

¿Qué movimientos espera en el euro-dólar?
Estamos con una debilidad estructural muy potente del euro. El dólar tiene una fortaleza de fondo que se ha debilitado hasta en tres ocasiones: con el comunicado de la FED, con el dato de empleo del mes de marzo en EEUU y esta semana con el FMI. La estrategia que habría que seguir será aprovechar rebotes ocasionales que nos acerquen a la zona de 1.10 dólares. Creo que momentáneamente la menor fortaleza del dólar puede hacer que el par se aprecie pero la debilidad estructural del euro nos hará caer.

¿Es momento de apostar por los valores que se han quedado atrás?
Lo comentamos con OHL e IAG y no supone tampoco un comportamiento más general. A IAG le está pesando el rebote del petróleo y la constructora que comenzó bien el año, volvió a caer con fuerza y ahora recupera posiciones que previamente había perdido. Hay varios valores en el Ibex que están subiendo mucho y de manera constante, bastante ordenada, con poca volatilidad y poco riesgo. Caso de Amadeus, Ferrovial, BME, DIA o Viscofan, son empresas con tendencia alcista muy clara tanto en el medio como en el largo plazo.

Es un año perfecto para apostar por el riesgo. Valores como Gamesa, Abengoa podríamos contemplarlos o las eléctricas a corto plazo, Iberdrola, REE o Enagás. Hay muchas oportunidades en el mercado.