En los últimos dos meses algunos de los inversores principales de los bancos españoles han aumentado posiciones entre las filas accionariales de estas entidades. De hecho, ninguno de los movimientos recientes muestra descensos de participación. Esto podría ser una señal de su confianza en su valor, aunque por detrás algunos especuladores bajistas también han aumentado su presión.
 
Si miramos los movimientos de los insiders de los bancos españoles en octubre y noviembre observamos que en cinco de las entidades cotizadas han aumentado posiciones, mientras que no han movido ficha en el resto:
 
                                                                                                                     
Los movimientos más recientes los han experimentado Popular y Liberbank. En la entidad presidida por Angel Ron la Sindicatura de Accionistas ha elevado su participación del 9,579% al 9,59%.

Además, también BlackRock ha aumentado su apuesta por Popular de forma contundente, subiendo su inversión del 4,006% al 4,437%. Este porcentaje es el más alto de BlackRock en Popular desde que entrara a formar parte de su club de accionistas relevantes en marzo de 2013 y le ha convertido en el segundo mayor accionista de la entidad.

Sin embargo, hay que decir que tanto a la Sindicatura de Accionistas, como a BlackRock esta inversión les ha “salido rana”, pues Popular cae en los últimos dos meses un 13%. Quienes sí han acertado con Popular son los especuladores bajistas, que han aumentado su presión en los últimos dos meses hasta poseer actualmente un 6,30% y convertir al valor en uno de los más acosados por los cortos.


Liberbank, que ha corrido distinta suerte en bolsa en los últimos dos meses, también ha atraído la atención de varios insiders. Por una parte, Luis Masaveu Herrero, miembro de los ilustres asturianos Masaveu y accionista de origen de Banco Herrero, ha aumentado su inversión del 0,091% hasta el 0,127%.

Además, la empresa de capital riesgo británica Oceanwood Capital también ha aprovechado la revalorización de la acción para aumentar su posición hasta el 10,031%, frente al 9,572% anterior. Esta inversión la tiene estructurada a través del fondo Oceanwood Opportunities (6,726%) y el resto a través de la gestora Oceanwood Investments (3.306%).
 
Precisamente se ha hablado mucho de si Oceanwood pretendería lanzar una OPA sobre Liberbank, pues ha ido aumentando su participación a pasos agigantados, aunque sigue por debajo de la que posee la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias, que tiene un 44,804%. De momento, el aumento de posiciones por parte de los citados insiders les ha salido bien, pues el valor ha subido en los últimos dos meses un 21,30%, manteniendo a los cortos a raya con el 1% de su capital.
 

Banco Sabadell también ha visto cómo sus tripas accionariales se movían en los últimos dos meses, aunque en este valor los porcentajes han sido mínimos. Por un lado, en octubre el propio presidente de la entidad, José Oliu Creus, aumentó su exposición del 0,097% al 0,105%. Un poco más invirtió el director general del grupo, José Luis Negro Rodríguez, que pasó de tener el 0,044% al 0,048% del accionariado. También el día 28 de octubre el CEO de Sabadell, Jaime Guardiola, subió su apuesta del 0,016% al 0,023%. En cambio, José Ramón Martínez Sufrategui, consejero independiente de Sabadell, esperó hasta noviembre para aumentar su inversión en el banco una milésima, al 0,045%.
 
A estos inversores alcistas también les ha salido bien la apuesta por Sabadell, ya que desde comienzos de octubre sube un 9,50%, algo que ha ido disuadiendo a los cortos, que han reducido su presencia al 2,56% desde casi un 3% que tenían a finales de septiembre.
 

Pero no sólo en los pequeños y medianos bancos han movido ficha los insiders, los gigantes también han recibido el respaldo de uno de sus máximos accionistas, por cierto, compartido: BlackRock. En fondo estadounidense, que es el primer accionista del Santander, se ha hecho más fuerte en el banco, revalidando su apuesta más valiosa en el mercado español, al elevar su presencia del 5,008% al 5,071% en dos meses, aprovechando que la acción estaba caliente (12% de revalorización) y los cortos de lado (apenas tienen un 0,21% del capital de Santander).
 

En BBVA, donde también es el principal accionista de la entidad, ha movido su participación del 5,007% al 5,009%. Esta subida, aunque parezca pequeña porcentualmente, lo cierto es que tiene un valor muy importante y ese valor se ha incrementado al revalorizarse un 13% en estos meses. No obstante, hay inversores que no tiene del todo clara esta subida, pues los cortos han elevado su presencia al 0,68% del capital.