José Lizán, gestor de SICAV de Auriga SV, analiza las claves que están marcando al mercado europeo y, especialmente, al español, en estos días: Grecia, QE, resultados empresariales... 
El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsypras ha hecho que las bolsas europeas, sobre todo la española, aumenten las pérdidas hoy tras decir que no defraudará a la población helena que espera grandes reformas…
Pero creo que al final va a tener que cuadrar el círculo. Está muy bien decir que va a acabar con la austeridad, pero el estado de bienestar griego está sobredimensionado, así que, va a ver a quién quita para repartir entre otros. Tsypras afirma que no va a generar déficit, por lo que tendrá que cortar el gasto en algún sector para dárselo a otro. Un 180% de deuda sobre el PIB hace que no pueda devolver la ayuda. Ahora bien, si Grecia radicaliza su postura, Alemania la va a expulsar del euro, no le va a temblar el pulso. Alemania preferiría hacer un rollover de la deuda.

Eso sí, si Grecia quiere acabar con la austeridad, va a tener el triple porque no va a tener ni el tercio de los ingresos que tiene ahora. Tendría un shock de dos o tres años y luego vendría la regeneración de la economía. Pero si se piensan que no van a tener austeridad, los primeros años van a ser peores de lo que piensan.

Si que ganarían una competitividad brutal con la devaluación del dracma, pero tardaría unos dos años en regenerarse después de un shock inicial tremendo. Además, que sus deudas con el euro se triplicarían por la devaluación de sus divisas.

Pero, ¿no sería más contraproducente para los acreedores europeos de Grecia que el país saliera de la zona euro?
Si saliera, aprovisionaríamos las deudas con Grecia a cero, pero es que si se aceptara una quita, se abriría la caja de Pandora, pues Irlanda, España o Portugal se preguntarían por qué a ellos no se les hace. Al final, los culpables de su situación son los propios griegos, como nos ha pasado en España o en otros países.

El Ibex ha aumentado sus pérdidas tras las palabras de Tsipras, ¿se podría temer el contagio de la situación de Grecia a otros países?
No se puede negar que España tiene muchos riesgos políticos, durante todo el año tenemos elecciones. Además, tenemos los nacionalismos y, lo más importante para la bolsa, que las compañías no logran hacer crecer los beneficios por acción.

Es complicado que los bancos aumenten su beneficio por acción este año con una curva de tipos plana. Vana tener que arriesgar y dar crédito para ganar, pero en 2015 la curva de BPA les va en contra. La mejora de la economía española se va a ver neteada con la curva de tipos. Si a esto le unimos un Repsol que está como está y el riesgo político… pues el Ibex 35 va a la cola de Europa y no se ha acercado siquiera a los máximos del año pasado cuando el Dax o el EuroStoxx sí lo han hecho. Con los resultados que van a venir, es muy complicado que el Ibex se vaya por encima de los máximos del año pasado este 2015. No va a salir del rango de 1.000 puntos arriba y abajo.

La banca mediana va a presentar sus cuentas de 2014 en estos días, ¿qué espera de estos resultados?
No va a haber explosividad por la parte del beneficio, el carry de bonos y Trading, junto con las comisiones, compensan el deterioro de márgenes.

Entonces, ¿vamos a ver una reducción de dividendos, teniendo en cuenta la reciente recomendación del BCE de que los bancos vinculen sus dividendos al ratio de capital y a los beneficios?
De hecho, Banco Santander, que es la luz que nos guía dentro de España, ya ha marcado la pauta. Está claro que Europa no quiere que los bancos paguen dividendos y sí quieren ampliaciones de capital y balances fuertes. Teniendo en cuenta que hay gran apetito inversor en España por la recuperación, es un momento dulce para que las entidades bancarias amplíen capital con descuento. Popular no tardará en ampliar capital, Caixa tampoco creo que se libre, Liberbank tampoco tras pasar por poco los test de estrés, y Sabadell, aunque ha sido más agresivo, podría realizar algún movimiento más.

Repsol va a revisar su Plan Estratégico, ¿qué espera que anuncie?
Los resultados de cierre de 2014 van a ser los mejores de mucho tiempo ya que, hasta la compra de Talisman, Repsol ha sido una compañía de refino y marketing. Tiene una bajada del crudo que no traslada a sus gasolineras, por lo que tiene un colchón que se reflejará en unos beneficios explosivos.

Ahora bien, a medio plazo, con la introducción de upstream con Talisman, habrá que rebajar las estimaciones. Las petroleras mundiales creen que el petróleo va a oscilar entre 30 y 50 dólares por barril en el primer semestre y luego se estabilice en 65 dólares, por lo que Repsol revisará sus perspectivas teniendo en cuenta estos precios.

¿Cómo se puede instrumentalizar la compra de deuda alemana, teniendo en cuenta que la pública está en terreno negativo?
La clave está en que también va a comprar deuda privada. Quizás en Alemania se compre deuda privada y así se evite comprar deuda pública en terreno negativo. Tratarán de comprar deuda de organismos alemanes que no estén en terreno negativo, en vez de bund. Además, es que sería malo que el BCE no cumpliera con su compromiso de comprar 60.000 millones al mes.

Si no nos aconseja mirar ni a bancos ni a Repsol… ¿dónde nos fijamos?
Lo que está claro es que el ciclo español es alcista, por ello, apuesto por las compañías de ciclo español, que hay más en el Continuo que en el Ibex, como hoteleras, papeleras,televisiones, todas las que se benefician de un euro bajo (como Iberdrola, que vende mucho en EEUU y Reino Unido), y Telefónica, que está cambiando su estructura de balance y mejorando su foto. Por tanto, estoy largo de NH Hoteles, de Meliá, de Inditex, de las papeleras, Viscofan y fuera de la banca. Es cierto que estos valores han subido mucho y podrían sufrir alguna corrección, pero desde luego no veo razones para cambiar estas apuestas por la banca, donde puede haber algún flash, pero continuarán con las caídas.

En cambio, la mejora del negocio español de los grandes valores del Ibex va a ser neteado por las pérdidas en el negocio latinoamericano y el impacto de sus divisas