El índice de confianza de los constructores en Estados Unidos está en máximos desde noviembre de 2005, es decir, mucho antes de que se pinchara la burbuja inmobiliaria que cobijaba el negocio de las subprime en ese país.
 
Tanto es así, que el US Home Builder Confidence que elabora la asociación nacional de constructoras de Estados Unidos se situaba el mes pasado en 62 puntos. Unos niveles en los que las empresas del sector no habían estado tan cómodas como en la década prodigiosa del ladrillo americano.

Aunque la confianza de los constructores tiene que darse a veces de bruces con cifras que no son tan alentadoras. Por ejemplo, los datos de ventas de viviendas existentes que si en junio crecían al mayor ritmo de 2007, en agosto sufrieron una caída después de tres meses, a pesar de que la subida de precios se había moderado. Eso sí, los compradores de primera vivienda sí que seguían animándose.

Niveles de ventas


El freno de este verano podría estar muy unido a las decisiones de la Reserva Federal y es que gran parte del ímpetu que sufre el sector en los últimos meses podría estar ligado, dicen los expertos, a una especie de anticipación de los ciudadanos a una subida de tipos que podría encarecer los costes de financiación hipotecaria y, por ende, el precio de la propia vivienda.

Sin embargo, hay analistas que consideran que el sector está bien encaminado, sobre todo porque se ha comprobado que la robustez de las ventas y de los beneficios de las compañías están íntimamente ligados a la evolución del desempleo que en Estados Unidos está ya en el 5,1%. Eso sí, ni la evolución de los salarios es como para esbozar una sonrisa.

Aunque en lo que va de año, los ingresos de un hogar medio en ese país suben ligeramente, en la última década se han reducido casi un 6% y ahí –dicen los analistas- podría estar el origen de la aparente apatía compradora de los estadounidenses.

Ingresos hogares


El índice que selecciona a los principales operadores del sector en bolsa, el S&P Home builders Select Industry Index sube este año casi un 20% amparados en esos datos de confianza, a pesar de que las ventas de viviendas unifamiliares tampoco están en modo burbuja.

Las cotizadas

La cuestión es, ¿qué va a pasar cuando suban los tipos? ¿Qué ocurrirá si la economía se resiente? ¿Va a penalizar el mercado a un sector que está tan ligado a la evolución de los precios de la financiación? ¿Y si los salarios no terminan de despegar?

Probablemente habrá que analizar qué le ocurre a las principales compañías que cotizan en bolsa. En lo que va de año, de las seis mayores solo dos, Pulte Group y KB Home, están en negativo.

Constructoras desde principios de año


Es más, sólo una de estas empresas, NVR ha logrado superar el valor que tenía en bolsa cuando estalló la crisis inmobiliaria en 2007. El resto, tal y como puede verse en el gráfico siguen por debajo de esos niveles.

mencionadas en bolsa


La cuestión es, ¿están preparadas para seguir adelante? Hay expertos, incluso, gurús como Warren Buffett que llevan años preconizando que la evolución demográfica estadounidense y la recuperación de la economía acabarían impulsando al sector. Habrá que verlo.

Por el momento, los analistas sólo recomiendan comprar tres de estas empresas: Dr. Horton, Toll Brothers y Lennar.
Por otro lado, esas recomendaciones casi no coinciden con los potenciales de revalorización de las compañías, tal y como puede comprobarse en el siguiente gráfico.

Potencial de subida de las constructoras en bolsa


QUIZÁ LE INTERESE LEER: “Constructoras españolas derrumbadas en bolsa. ¿Y ahora qué? “