Banco Popular llega a media sesión con una subida del 4,33% en los 3,17 euros. Los inversores se animan al calor de las cuentas del primer semestre publicadas antes de la apertura. Durante estos primeros 6 meses del año la entidad presidida por Ángel Ron
obtuvo un beneficio neto de 170 millones de euros durante el primer semestre del año, lo que supone un descenso del 3% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Desde Renta 4 destacan que estas cifras “también se han visto influidas por la generación de plusvalías que han totalizado 242 millones de euros a lo que hay que añadir 130 millones de recuperación de fallidos”. Desde esta casa hacen una lectura muy positiva de los resultados y aconsejan sobreponderar el valor.

Recordemos que el día 17 de junio Popular hizo efectivo el contrasplit.
Aquella sesión cerró en 2,84 euros, nivel que, precisamente, dejó atrás ayer. La acción, a falta de tres sesiones y media, firma un mes de julio excepcional, con una revalorización del 35% hasta el día de hoy. No obstante, aún no ha logrado volver a los 3,90 euros, máximos anuales marcados en enero (precio ajustado ya a contrasplit). Tras la superación de los 3 euros, “podría tener recorrido hasta la cercanía de los 4, entonces su corrección podría llevarlo por ejemplo a 3 y formar un hombro-cabeza-hombro invertido”, avisa Gisela Turazzini, CEO de Blackbird. De hecho, Popular es una de las acciones con menor puntuación, según nuestros indicadores Premium. Sólo obtiene 1,5 puntos según nuestros filtros técnicos, lo que nos avisa de que sigue siendo una acción muy bajista.



La semana pasada S&P mantuvo el rating de Popular en "BB-" sin cambios en la perspectiva que se sitúa en "negativa". La agencia justificaba su decisión como consecuencia del impacto de la débil situación económica, así como de la dependencia que tiene de la financiación al BCE