Aunque es cierto que los precios objetivos que dan las principales casas de análisis tienen que ser tenidas en cuenta para el medio-largo plazo, lo cierto es que en muchas ocasiones están tan alejadas de las cotizaciones actuales que pueden servir de referencia para saber si un valor está sobrecomprado o sobrevendido. Al menos respecto al consenso de mercado