La petrolera italiana Eni registró un beneficio neto atribuido de 3.583 millones de euros en el primer trimestre de 2022, lo que supone más del cuádruple de las ganancias obtenidas en el mismo periodo del año anterior, según ha informado este viernes la compañía.

"Reaccionamos rápidamente a los desafíos actuales del mercado de la energía aprovechando nuestro segmento 'upstream' y las asociaciones con países productores para encontrar oportunidades de suministro adicionales y alternativas para Europa", ha subrayado el consejero delegado de la firma, Claudi Descalzi.

Entre enero y marzo, la energética facturó 32.494 millones de euros, más del doble que la cifra de ingresos contabilizada en el mismo periodo de 2021. Este incremento se ha debido al aumento de los precios de la energía, ya que la producción de hidrocarburos de Eni se contrajo un 3% frente al primer trimestre del año pasado, hasta alcanzar los 1,654 millones de barriles equivalentes de petróleo por día.

Por segmentos de negocio, la división de gas natural multiplicó su cifra de negocios por 4,6, hasta 13.410 millones de euros, mientras que el segmento de refino, comercialización y químicos se elevó un 65%, hasta 13.052 millones de euros.

La rama de exploración y producción contabilizó un crecimiento de ingresos del 84%, situándose en 7.772 millones de euros, mientras que la división de suministro de electricidad a hogares y empresas duplicó su facturación, hasta 6.219 millones de euros.

El incremento de los precios de energía también supuso que Eni duplicará el coste de sus compras de crudo y de servicios externos, hasta los 23.479 millones de euros, al tiempo que los gastos de personal se mantuvieron prácticamente estables en 793 millones.