Los principales productores de petróleo han alcanzado un acuerdo para reducir la producción de petróleo tras dos días de duras negociaciones en Viena. La OPEP y nueve países aliados más como Rusia y México se comprometen a reducir su producción en 1,2 millones de barriles diarios. Esto supone un nivel mayor al previsto por el mercado pese a la presión del presidente estadounidense, Donald Trump, que se ha mostrado en contra de estos planes.

Los países que forman parte del cártel bajarán su producción en 800.000 millones de barriles por día a partir de enero y sus aliados externos aportarán un recorte adicional de 400.000 millones de barriles, dijo el ministro de Petróleo de Irak, Thamer Ghadhban.

La OPEP acuerda recortar su producción en 1,2 millones de barriles diarios

Ayer el ministro saudí apuntó a un recorte de un millón de barriles, dado que desde Rusia se apuntaba que recortaría solamente 150.000 barriles. Según las fuentes citadas por Reuters, Moscú está dispuesto a asumir un recorte de la producción de 200.000 barriles diarios, por encima de los 150.000 que estaba dispuesto a acometer antes.

Las sanciones estadounidenses contra Irán, el tercer mayor productor de la OPEP, ya han reducido significativamente sus exportaciones. Del acuerdo de reducción de están exentas Venezuela,  Irán y Libia.

Los futuros del petróleo cotizan con subidas destacadas. En el caso del barril de Brent se revaloriza cerca de un 5% hasta los 63 dólares, mientras que el West Texas estadounidense llega a los 53,8 dólares con un alza del 4,4%.

En lo que va de año, la producción de Arabia Saudí, Rusia y Estados Unidos ha crecido en 3,3 millones de barriles. De éstos, 2,5 millones corresponden a Estados Unidos, gracias a la extracción a través de la técnica del fracking se ha convertido en el mayor productor del mundo (11,7 millones de barriles) y en exportador de crudo por primera vez desde 1973.

En los últimos tres meses el barril de Brent cae un 17%, ya que la OPEP no renovó los recortes de producción en junio y porque la exportación iraní no ha bajado tanto como se esperaba.