El PP ha defendido este miércoles ante el Pleno del Congreso la reducción de gasto público para afrontar las consecuencias económicas de la crisis derivada de la invasión rusa de Ucrania pero en el debate parlamentario ha recibido críticas por exigir unas medidas que no ha aplicado ni cuando estaba en el Gobierno ni en sus gobiernos autonómicos o municipales.

"Háganlo donde gobiernen y demuestren que no es pura demagogia y populismo", ha retado la portavoz económica del PNV, Idoia Sagastizabal, al tiempo de que su homóloga en Cs, María Muñoz, ha tildado de "chiringuitos" los creados por los 'populares' en Madrid, con la Oficina del Español para Toni Cantó, y la "vicepresidencia florero" en Castilla y León que ostenta Vox.

Todo ello durante el debate de una moción, consecuencia de la interpelación urgente dirigida antes de Semana Santa a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en la que el diputado del PP Miguel Ángel Castellón ha alertado del riesgo de estanflación en la economía española.

Frente a esta situación, que supondría estancamiento económico y una inflación continua, el diputado 'popular' ha defendido una racionalización del gasto público y una conferencia de presidentes para que las comunidades inicien un proceso similar.

Medidas aplaudidas desde Foro Asturias y Vox, cuya portavoz fiscal, Inés Cañizares, ha celebrado la "buena influencia" que a su juicio supone su alianza en el gobierno castellanoleonés, donde ha asegurado que el recorte en "gasto político superfluo" alcanzará 1,5 millones esta legislatura.

Sin embargo, desde el PSOE y Unidas Podemos han señalado que España no corre riesgo de estanflación, atendiendo a un crecimiento que organismos nacionales e internacionales sitúan en el entorno del 4,5%.

Así, Lucía Muñoz (Podemos) ha señalado que las causas que provocan el alza de precios no son factores de demanda, sino de oferta, y ha defendido que el acuerdo para desvincular el gas del mercado diario de electricidad a partir de 50 euros/MWh permitiría contener las subidas de precios, al igual que ha hecho José Carlos Durán (PSOE), que ha invitado al PP a celebrar cómo los datos de afiliación, los más altos nunca registrados, dan cuenta de la salud de la economía española.