Juan Enrique Cadiñanos, Director en España de Almirall Markets, cree que las compañías de EEUU van a empezar a reflejar en sus cuentas los efectos de la política proteccionista de Donald Trump.

¿Qué diferencias de comportamiento se aprecian entre los selectivos de Wall Street y China, en el escenario actual de guerra comercial?

Al final ambos países necesitan una moneda débil. Por mucho que Donald Trump intente cambiar la estructura económica de un país tan exportador como EEUU, lo que es previsible es que no lo vaya a conseguir. Es una situación susceptible y muy frágil para las estadounidenses. Por su parte, China ha visto como EEUU le facilitaba el camino y muchas de sus empresas, sobre todo del área del consumo, se han visto beneficiadas. Habrá que prestar atención a las referencias de resultados y datos macro que irán limando y minando, sobre todo, la economía de EEUU.

El Nasdaq sigue muy fuerte…

La parte tecnológica hay que desmarcarla. Va por un lado diferente al S&P 500 y al DOW JONES, más ligada a una parte más industrial y de investigación Ligada a una parte más de investigación. Es cierto que la economía de EEUU sigue creciendo y los selectivos tienen un repunte importante.

Entonces… ¿Cuáles son las previsiones respecto a los resultados empresariales?

En general podrían no ser malos, pero podríamos empezar a ver matices negativos. Brotes negativo que en el medio plazo deberían ir repercutiendo negativamente por la caída del consumo interno, afectado por ese mercado exportador que se está debilitando a un ritmo preocupante. Los incentivos de Donald Trump a la economía interna son favorables en el corto plazo, pero no en el medio y largo plazo.

Ford y General Motors presentan sus números de ventas del 2T ¿Qué podemos esperar?

Deberíamos notar algo de fragilidad porque gran parte de su negocio es exportador y se beneficia de debilitamiento del dólar porque la materia prima que exportan es de calidad relativamente baja. Pero sobretodo se notará en las cifras de aquí a final de año.

En Europa, el IBEX 35 y el Dax están lastrando a la media de selectivos. El germano acumula este año una caída de 5,26% ¿Qué previsiones mantienen?

La economía española no ha tenido malos números con repuntes en el sector energético e industrial, pero el sector financiero ha pesado mucho y no creo que vaya a haber un cambio significativo. Quizá en la banca mediana, como Bankinter o Sabadell podrían desmarcarse de este escenario negativo que también ha afectado a otras compañías ligadas al sector financiero como BME o Telefonica. Algo que también ocurre en el resto de Europa y principalmente en el Dax.

El Dax cumple 30 años en un escenario de guerra comercial global ¿Cómo está celebrando su cumpleaños?

Mal. Deberían ir al consenso porque es una batalla que no beneficia a nadie y verá afectada, sobre todo, la “economía pequeña”. Alelmania debería desmarcarse y centrarse en sus problemas. Principalmente en su sector financiero, lastrado también por un BCE que sigue sin tomar medidas para potenciar el consumo y la creación de empleo.

¿Es un año para seleccionar compañías?

Si, es un año muy muy relevante sobre todo en lo fundamental y macro, no tanto en la parte técnica.