El principal índice del mercado chino ha vuelto a marcar una jornada de descensos y da continuidad a las caídas que se vieron en la jornada de ayer. Se mantiene el pánico vendedor en los inversores chinos.
Otro día negro para los mercados asiáticos. La bolsa de China ha vuelto a sufrir otro desplome del 7,4% que se une al que ya sufrió en la sesión de ayer y que arrastró a todos los índices occidentales. Pese a que parecía a media sesión que se moderaba el retroceso, finalmente ha continuado el sangrado que ya comenzara en la pasada jornada.

Dentro de las compañías más castigadas del selectivo se han encontrado China State, con pérdidas del 10%, Citic con una caída del 10% y Cn Shipbuildin con un descenso de casi el 10%. El rojo ha sido de nuevo el color predominante sobre el parqué del gigante asiático que ha llevado a que el resto de plazas asiáticas hayan cerrado en negativo. Ése ha sido el caso del Nikkei japonés, que ha terminado con otro desplome del 3,96% una vez se agravaba la situación en el mercado chino.

En lo que respecta a la Bolsa de Shenzhen, la segunda más grande de todo el país y con una enrome presencia en compañías ligadas a la tecnología, el índice de referencia se ha hundido casi un 6% al término de la sesión, después de haber caído hasta casi un 7% en la apertura.

Habrá que estar muy pendiente de cómo comienza el día para los mercados europeos después de conocerse cómo ha sido el devenir de las bolsas asiáticas. Ayer el Ibex 35 cerró en números rojos tras caer un 5,01% arrastrado por el efecto dominó chino. Hoy podría repetirse la misma jugada. Por su parte, el mercado norteamericano también cerró con caídas superiores al 3%, por el temor al enfriamiento de la economía china.