MADRID, 06 SEP. (Bolsamania.com/BMS) .- It’s the Economy, stupid! Esta declaración de intenciones que lanzaron los estrategas del que sería presidente de EEUU, Bill Clinton en plena campaña contra George H. W. Bush, se ajusta con variaciones al terremoto que atraviesa la prensa española en pleno proceso de concentración.

Todo pasa por el papel. De un lado, por intentar devolverle cierta rentabilidad por parte de los dueños de dos de las principales editoras de España (Vocento y Unedisa) a un negocio que languidece. Del otro, el movimiento estratégico de Pedro J. Ramírez, ex director de ‘El Mundo’ –que ayer estallaba por Twitter: It’s my paper!, en referencia a la cabecera que fundara-, que deja patente que en el fondo anhela volver a liderar el periódico que destapó alguno de los escándalos de corrupción más sonados de las últimas décadas en España.

Los continuos rumores sobre la fusión entre Vocento y Unidad Editorial, así como la notoriedad generada por Pedro J. tras su salida del que fuera su periódico gracias a la red de microblogging Twitter pone de relieve, de nuevo, el precario momento porque el que pasa la prensa española, debido a un modelo de negocio en horas bajas que no acaba de remontar. En esta línea, Vocento podría estar preparándose para una escisión a la hora de reconfigurar su modelo editorial para intentar caracterizar ingresos más consistentes que ayuden a salvar el papel, crítico para estos grupos editoriales, al que le atribuyen un factor estratégico a la hora de generar notoriedad.

Y es que el sector prensa es todo ruido desde hace meses por el intento de concentración que están intentando protagonizar algunas de sus principales cabeceras: un movimiento que se hace mirando con un ojo las complicadas cuentas de resultados de la editoras y, de otro, el factor político, al estar a merced en cierta parte tanto de la influencia como del ingreso vía publicidad del Gobierno y las diversas fuerzas políticas que controlan presupuestos en las diferentes instituciones españolas.

VOCENTO SE PARTIRÍA EN DOS

En todas las quinielas, eso sí, diversos medios han olvidado una de las posibilidades más reales que están sobre la mesa: resucitar un viejo sueño de parte de los propietarios de Vocento, la posibilidad de ‘deshacer’ en cierta manera la fusión con el que fuera el decano regional del País Vasco, ‘El Correo’, que volvería a su modelo de negocio anterior –y que ha sido capaz de generar suculentas rentabilidades en el pasado - y mantener en Vocento ABC reforzado por las revistas y publicaciones especializadas que formaban parte del antiguo Recoletos y ahora en manos de RCS (el mayor accionista de Unidad Editorial).

Fuentes de Vocento consultadas aseguran que "ni confirman ni desmienten" conversaciones con Unidad Editorial ni tampoco la posible escisión del grupo Correo.

Este movimiento conformaría un nuevo grupo, participado por RCS, que aspiraría a mejorar sus volúmenes de negocio y hasta su posible rentabilidad.

Recordemos, además, que el grupo Vocento ha movido recientemente su sede social desde Madrid a Bilbao. Aunque algunas fuentes han asegurado que ese cambio se debe a una mejora fiscal, ya que en el País Vasco el impuesto de sociedades es del 28%, frente al 30% de Madrid, podría tratarse del ‘banderín’ de salida para acabar de alguna manera ‘partiendo en dos’ la empresa lo que, además, aseguraría al nuevo grupo de Madrid un Consejo mucho más manejable, con Echenique y Castellanos a la cabeza. Desde Vocento, aseguran que este cambio "sólo repercute a la sede social por una cuestión histórica".

Este movimiento, liderado desde dentro de Vocento por Jaime Castellanos, uno de los accionistas de Vocento, le aseguraría el control de Marca, Expansión y Telva, cabeceras que formaban Recoletos y las cuales le compró Unedisa en 2007 por 1.100 millones de euros. De esta manera, el grupo resultante, sin ‘El Correo’, pondría todos sus esfuerzos en ABC, Expansión, Marca y Telva, haciendo hincapié en la rentabilidad publicitaria que todavía poseen. De hecho, el consejero delegado de RCS Mediagroup ha manifestado en varias ocasiones lo importantes que son para el grupo estas cabeceras especializadas por su atractivo publicitario –‘Yo Dona’ y ‘Fuera de Serie’, por ejemplo, son importantes fuentes de ingresos-.

Del otro lado, por la parte regional además, esta operación podría traducirse en el acercamiento entre estas cabeceras vascas y Prisa, tal y como ya se rumoreó hace dos años.

‘EL MUNDO’ Y LA POSIBILIDAD DE UN MODELO ‘HONG KONG’… REAL

Pero… ¿Y ‘El Mundo’? La tensión acerca del futuro del rotativo de Pedro J. ha escalado a niveles considerables tras el cruce de noticias y comunicados entre diversos medios y las declaraciones de intenciones de Pedro J. en su Twitter.

Hasta tal punto que Antonio Rodríguez Galiano, presidente de Unidad Editorial, llegó a enviar un comunicado ayer a PR noticias en defensa del sustituto de Pedro J., Casimiro Garcia Abadillo, pidiendo “poder desarrollar legítimamente su proyecto empresarial y editorial en un clima de normalidad” y rechazando toda información, “de la más diversa índole, que sólo busque generar inquietud y sensación de inestabilidad en sus profesionales".

Y es que por mucho parte del Consejo de RCS no tenga ningún inconveniente en venderle el activo a su ex director, como este mismo ha pedido, lo cierto es que la cabecera es estratégica para Italia a la hora de mantener cierto ascendente político en la escena española, un país estratégico para el país alpino y la tensión es considerable respecto al futuro de la marca.

Considerando todo lo anterior, en un escenario sería posible que ‘El Mundo’ acabara integrada en el nuevo Vocento-RCS, con los italianos reteniendo gran parte del control de esta nueva sociedad y publicado junto al ABC mediante el famoso modelo ‘Hong Kong’, es decir, con dos grandes cabeceras (El Mundo y ABC) con intereses diferenciados, dirigidas a segmentos distintos.

Aunque parezca descabellado, sólo en este contexto se entiende el ‘tuit’ de ayer de Pedro J. en el que decía que se pensaría en volver a ‘El Mundo’ si se lo ofrecieran, ya que podría existir una ‘coexistencia’ entre las dos cabeceras aunque en ningún modo ‘pacífica’. Los lectores entenderían que existen dos líneas editoriales radicalmente separadas tras los continuos enfrentamientos verbales y la tensión generada entre los diversos grupos de periodistas, lo que ayudaría a generar valor a ambas marcas y a no desvirtuar ‘El Mundo’.

El buen ojo de Pedro J. para esta estrategia quedó sobradamente demostrada en el pasado cuando estableció para su edición digital y en papel el mismo juego. Recordemos que cuando Gumersindo Lafuente dirigía ‘El Mundo.es’, el mismo Federico Jiménez Losantos llegó a reprochar al director de ‘El Mundo’ que su edición digital era ‘la Batasuna’ del periódico, lo que contribuyó, sin lugar a dudas a ampliar el espectro de lectores en ambos formatos y a reforzar la imagen de proyecto intelectual plural de cara a la galería.

Ahora se trataría de repetir la misma operación pero con dos periódicos distintos.

Quedaría por ver si en ese contexto, los propietarios querrían repetir director y el director, claro, aceptar –ha rechazado ser editor bajo esta premisa -, pero tal y como quedan configuradas la diversas ‘fuerzas’, un grupo editorial configurado sobre estos preceptos forzaría un modelo 'Hong Kong’ real y no artificial, sensación reforzada por el hecho de que el actual director de El Mundo, Casimiro García Abadillo, iría de la mano de la nuevo Unidad Editorial-Vocento y podría tomar algún puesto relevante dentro de ABC.

La última palabra, en fin, la tendrán los propietarios, que aunque no deben ver este escenario como ideal, el posicionamiento de Pedro J. estos últimos meses no les haría descartar la idea: eliminaría el desgaste sobre la cabecera de ‘El Mundo’ y en cierta manera vendría a legitimar el movimiento.

De cualquier manera, toda la operación está en el aire, aunque en los próximos días habrá pistas claras al respecto. ¿Se romperá la baraja o acabará habiendo una entente cordial?

LAS PISTAS SOBRE SI HABRÁ UN ‘UNIVERSAL’, EL DÍA 8

Y es que, como ha repetido Pedro J. Ramírez en diversas ocasiones, baraja diversas opciones: la de ‘recomprar’ ‘El Mundo’, apoyado por un ‘pool’ de empresarios –está esperando respuesta de RCS-, fundar un nuevo proyecto digital, que se denominaría ‘El Universal’ o bien –como ya dijo ayer- volver a ‘El Mundo’ dentro de su nueva estructura accionarial RCS-Vocento.

Para emprender nuevas aventuras, Pedro J. Ramírez tendría la puerta abierta para refundar su propio periódico o echar a andar una nueva marca con sus periodistas más cercanos, porque los rumores apuntan a que tanto Eduardo Inda como la propia hija del ex director de ‘El Mundo’, María Ramírez, ex corresponsal en Nueva York del medio, se habrían apuntado a las ‘bajas voluntarias’ que ha puesto en marcha la editora. Otra de sus acompañantes sería Ana Romero, la corresponsal diplomática que decidió abandonar El Mundo tras sus diferencias con la dirección por el tratamiento de la abdicación del rey Juan Carlos.

Por su parte, Alejandro de Vicente, ex vicepresidente de Unedisa y máximo responsable publicitario, abandonó la compañía hace tan solo unas semanas. De Vicente es uno de los más allegados a Pedro J. Ramírez por lo que algunas fuentes consideran también más que probable su desembarco en el nuevo proyecto del fundador de El Mundo.

Recordemos que Unidad Editorial ha abierto hasta el 8 de septiembre un período de bajas voluntarias (el tercero en un año) para aquellos que no quieran aceptar las condiciones salariales que el grupo aprobó en junio y que supondrían rebajas proporcionales al sueldo a partir de los 24.000 euros brutos anuales. Por lo tanto, cuando el día 8 el proceso quede cerrado, se desvelará una de las grandes incógnitas. Si Pedro J. está apostando por crear una nueva marca o refundar la propia, las salidas del ‘núcleo duro’ lo dejarán patente.

LA INSÓLITA NOTORIEDAD DE PEDRO J.

Dentro de la complejidad del escenario ante el que se enfrenta el sector, dos factores están tensionando considerablemente la escena, más allá del encaje financiero imposible que tiene por la cuenta de resultados de los grupos: la opacidad del movimiento que están marcando Vocento y RCS y, en el lado contrario, la transparencia de Pedro J., que en momento alguno ha escondido sus filias, fobias y reclamaciones diversas a los dueños del periódico que fundara en 1989.

Esto último, junto con su habilidad para interaccionar y utilizar las redes sociales como instrumento de generación de opinión pública, para fidelizar a sus lectores e incluso amplificar diversas informaciones ha impulsado el número de sus seguidores en Twitter y ha reforzado su leyenda como periodista y editor independiente, separando su figura del rotativo y poniéndola en valor de cara incluso a un segmento de la audiencia que tenía claras reticencias tras las múltiples polémicas protagonizadas los últimos años.

Recordemos que casi en las mismas fechas que Pedro J. fue cesado, dejaban sus puestos los otros dos directores de los dos grandes periódicos españoles, Javier Moreno de ‘El Pais’ y José Antich de ‘La Vanguardia’, ningún de los cuales ha conseguido, ni de lejos, mantener la relevancia e influencia de un Pedro J. que ha manejado estratégicamente las redes sociales, comportándose como un periodista en ‘estado puro’, sin verse ahogado por la maquinaria política tradicional de un medio de comunicación.

En este contexto, se entiende perfectamente que Pedro J. quiera no cerrarse ningún escenario y plantearse todas las posibilidades... guardándose algún un as bajo la manga para asegurarse el control del nuevo proyecto que lidere, teniendo en mente las malas experiencias del pasado.

La extraordinaria notoriedad conseguida por Pedro J. –incluso sus detractores admiten que algún día su salida y travesía en el desierto se estudiarán como caso de ejemplo tanto en periodismo como en comunicación- durante este año pondrá en valor cualquier proyecto que aborde tras el último empujón en su marca personal. Como bien recuerda un experto en el sector a Bolsamania, ni Emilio Romero, Ni Luis María Ansón –por poner dos ejemplos notorios- consiguieron estos niveles de influencia; en el caso del último, el que fuera posiblemente el periodista y editor con más influencia de España durante décadas, ha sido claramente superados por un Pedro J. cuya curva de aprendizaje en Internet ha disparado su marca personal y su capacidad de influencia.

Rubén Folgado

Necesitamos tu colaboración más que nunca

Si eres seguidor de Estrategias de Inversión y te resultan atractivos nuestros análisis, informes y herramientas, hoy es el momento de beneficiarte de nuestros contenidos Premium y ayudarnos a seguir siendo independientes.

La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad y es importante que sigamos siendo independientes para ofrecerte los análisis y herramientas que miren por ti.
 

Suscríbete ahora y  tienes 15 días para probarlo. Podrás cancelarlo sin ningún tipo de compromiso en caso de que no se ajuste a tus expectativas.

Hoy más que nunca, es el momento de apoyar los servicios que utilizas habitualmente

Quiero Colaborar