Durante su discurso ante la Junta General de Accionistas, el presidente de Bankia señaló que la supresión de comisiones a los clientes con ingresos domiciliados ha permitido captar 23.970 nuevos clientes

Goirigolzarri reconoció que el entorno será  complejo, debido a los requerimientos en materia de capital, las regulaciones sobre la forma de comercializar los productos, así como por la presión ejercida por la rebaja de los tipos de interés, que reduce los márgenes y erosiona la rentabilidad de las entidades financieras.

El presidente de Bankia defendió los puntos fuertes de la entidad. ““Contamos con un balance muy sólido, muy bien capitalizado y una eficiencia excelente. Esto es muy importante porque la solidez de balance y la eficiencia serán las variables clave en esta dura etapa que tenemos por delante. Y en las dos tenemos la mejor posición entre nuestros competidores”.

Goirigolzarri también subrayó el esfuerzo llevado a cabo por la entidad para acercarse a los clientes y ofrecer un mejor servicio, señalando que “la alineación de nuestro equipo con las necesidades de nuestros clientes pretendemos que sea diferencial, que sea nuestra ventaja competitiva. Y ello solo lo conseguiremos si, al final de nuestro plan estratégico, nuestros clientes entienden que somos un banco cercano, sencillo y transparente”, añadió.

Para aumentar la fidelización de los clientes, la entidad decidió eliminar todas las comisiones a los 2,4 millones de personas que tienen la nómina domiciliada en la entidad. El resultado de esta operación ha sido la captación de 23.970 nuevos clientes durante el mes de febrero, lo que supone un incremento del 66% respecto al mismo mes del año pasado.

Además, Goirigolzarri aprovechó la ocasión para reiterar el compromiso de la entidad en lo referente a la devolución de las ayudas públicas recibidas en el año 2012, ya que el beneficio de 1.040 millones de euros (un 39,2% superior al de 2014)  ha permitido  abonar 504 millones de euros en dividendos, de los cuales prácticamente dos tercios han ido a parar a manos del Estado. La situación actual es, a su juicio, bien diferente de la existente hasta el momento de su llegada, período en el cual se ha realizado una profunda transformación de la entidad que les ha permitido ser “el banco español con mejor eficiencia, mayor nivel de solvencia, mayor rentabilidad sobre fondos propios y mayor beneficio atribuible en las operaciones en España”.

Por último, el presidente de la entidad también se refirió al proceso de devolución del dinero invertido por minoristas en la OPS, al señalar que se ha devuelto la inversión a 76.443 accionistas, lo que ha supuesto un desembolso de 358 millones de euros..