Gas natural ha alcanzado un beneficio neto, hasta el mes de septiembre, de 930 millones de euros, lo que supone un descenso del  15% con respecto al mismo período del pasado año.El tipo de cambio y el mal comportamiento del negocio tan liberalizado de gas ha tenido un efecto negativo.
 
Los ingresos de la compañía han bajado un 14,6%, hasta los 16.746 millones de euros, mientras que el EBITDA se ha situado en los 3.640 millones de euros, un 6,8% menos que hace un año.La empresa ha afirmado que este descenso ha sido causado por  la discontinuidad del negocio del gas licuado del petróleo en Chile, condicionado por un entorno macroeconómico y energético muy exigente que ha afectado especialmente a la contribución de los negocios de aprovisionamiento y comercialización de gas, así como por el impacto en el EBITDA de la depreciación de las monedas en su traslación a euros en el proceso de consolidación de los estados financieros que ha ascendido a €117 millones.

La deuda financiera neta de Gas Natural ha sido del 0,7%, con respecto a los tres primeros semestres del pasado año. Ha pasado de los 16.031 millones de euros a los 16.144 millones actuales.

Según Gas Natural,considerando la venta del 20% de la participación en GNL Quintero, S.A. (Chile) acordada con Enagás el 29 de junio de 2016, cuyo cierre está previsto en la primera quincena de noviembre de 2016, y de la que se obtendrá una plusvalía neta de impuestos de €50 millones, el descenso del resultado neto del período sería solo del 10,4%.

Gas Natural ha resultado adjudicataria de su primer parque eólico en Australia de 91MW de potencia-ubicado en Nueva Gales del Sur- que supondrá una inversión total de 120 millones de euros.
El ratio de endeudamiento de la empresa se sitúa en el 46,9%-igual al del mismo periodo del pasado año- mientras que el EBITDA se sitúa en 3,2 veces frente al 3,1 veces en el pasado año.