Priman las compras en la bolsa europea, aunque los expertos insisten en la idea de que jamás hubo tanta liquidez disponible por parte de los gestores. ¿Hay miedo, desilusión…o esperanza? El BCE se reúne este jueves y en su antesala el mercado de deuda vuelve a marcar mínimos históricos. 
 
El tercer lunes del año está considerado como el día más deprimente de todo el calendario.Es el denominado ‘Blue Monday, que fue creado hace una década por Cliff Arnall, investigador de la Universidad de Cardiff, y al que una fórmula matemática que viene a combinar el hecho simple y llano de que sea lunes, en pleno invierno y con menos luz solar, da como resultado una jornada para echarse a llorar.


La depresión de las bolsas
La onomástica es caprichosa y resulta que el tercer lunes de cada mes se celebra también el aniversario del nacimiento de Martin Luther King, a pesar de haber nacido el 15 de enero. Hoy, por tanto, cierra Wall Street, así que se espera poco volumen y menos sorpresas en los mercados. No obstante, ¿hay motivos que nos hagan pensar en un ‘Blue Monday’?



1.Las bolsas podrían cotizar sin rumbo la posible decisión que pudiera adoptar el Banco Central Europeo en una de las reuniones claves de Mario Draghi al frente del organismo. Hasta el jueves 22 de enero la renta variable podría protagonizar un letargo del que sólo despertará, para bien o para mal, tras las palabras del presidente del BCE. “Las bolsas resolverán esta situación de manera dual”, comentaba Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, y de ser cierto quizás logren adoptar alguna tendencia definida.  (Ver: El BCE y otros bancos centrales, citas clave)


¿A qué nos referimos? Roberto Moro, analista de Apta Negocios, reconocía el viernes pasado que “las bolsas” se mueven “sin criterio alguno”, incapaz, por cierto, de reconocer una situación similar en el mercado en los últimos tiempos.

En su opinión, uno de los problemas a los que se enfrenta en estos momentos el Ibex 35 es la divergencia cada vez más abultada con respecto al Dax Xetra germano, de vuelta en máximos históricos, rozando los 10.200 puntos. Más aún, si consideramos que “todos los grandes del Ibex están bajistas, perdiendo recientemente soporte e incluso algunos de manera contundente, como es el caso de Repsol”.



2. Hablando de petroleras, ¿qué hace el barril este lunes? Seguir cediendo posiciones tanto en el caso del barril americano como del europeo. El crudo ligero de Texas se sostiene, eso sí, por encima de los 47 dólares, una zona que la semana pasada había puesto incluso en entredicho. El Brent, por su parte, cae por debajo de los 50 dólares el barril. Desde la Zona Premium de Ei aseguran que su caída es "gasolina" para la tendencia primaria de las bolsas. 



3. “Los gestores siguen acongojados. Atesoran liquidez y más liquidez. No ven oportunidades de negocio”, afirma Moisés Romero, dentro de La carta de la bolsa. El experto desvela la conversación mantenida con un alto directivo de un banco anglosajón en la reconoce que "la duración de las posiciones es extremadamente bajo tanto en el mercado de renta fija como en renta variable". Sobre todo, destaca, cómo se siguen manteniendo elevados niveles de liquidez en cualquier tipo de activo dado que "hay miedo" a lo que está por venir y "los grandes estrategas esperan nuevas oportunidades". 

Romero incide en una idea ya manida sobre "una brutal masa de liquidez" impresa por los bancos centrales y que permanece "bien guarecida", sin hacer que fluya el crédito. Habla de "una trampa de liquidez" que podría explotar en el momento en el que el mercado no pueda absorver tal cantidad de dinero que podría, en algún momento, llegar a ponerse en circulación. 



4. Y Grecia sigue como telón de fondo. Es la cita clave que cerrará una semana convulsa para las bolsas europeas. El próximo 25 de enero se dará a conocer si finalmente Syriza, partido de izquierdas y opositor claro al pago íntegro de la deuda griega, gana las elecciones generales que se celebran de manera anticipada ante la falta de consenso para la elección de un nuevo presidente. 

La banca alemana y la francesa son las más expuestas a Grecia, tal y como apunta Robert Casajuana, de SLM, aunque no es necesariamente todo negativo. "Hay un dato positivo, que además le gusta a Alemania de Syriza, y es que cuando hay licitaciones públicas, el actual partido las concede a empresarios cercanos al gobierno mientras que Syriza abriría el mercado. Esto sería bueno para Alemania, que tiene inversiones allí de la economía productiva y les permitiría entrar más en el país". 

Aún con todo, la volatilidad  -y esto no es nuevo- ha venido en 2015 para quedarse. El indicador del miedo se mantiene por encima de 20 puntos básicos, a pesar de haberse contenido bastante al cierre del pasado viernes. Esto deja al VIX con una subida del 15% en tan sólo cinco sesiones. 



5. La tensión se relaja.Es cierto que bien porque Wall Street cierra esta sesión, porque las bolsas no han perforado niveles importantes, por la falta de volumen de negociación, por la calma tensa que precede a toda reunión del BCE...o por lo que fuere, pero las primas de riesgo de la periferia vuelven a mínimos. 

La prima de riesgo española se coloca en  los 106 puntos básicos, muy próximo a los 99 pb, mínimo histórico marcado en el arranque de enero. El bono español a diez años sigue marcado niveles inferiores, esta vez en 1,50% de rentabilidad exigida a la deuda nacional a largo. 



6. Suiza, ¿quién es Suiza? El huracán suizo o renombrado por José Luis Cárpatos, analista independiente, como el francoggedon ha pasado a ser una anécdota más en los mercados. Sólo el franco suizo sigue rememorando esa decisión histórica con un cruce respecto al euro que hace de Suizo un país cada vez más caro. Hoy se cambia a 0,99 euros cada franco suizo. 

La volatilidad vivida en los quince minutos posteriores a que el Banco Nacional de Suiza anunciara sus tres nuevas medidas sorpresa (mínimo tasa de depósitos bancarios del -0,75%, deja de estar intervenido el franco; y se reduce el mínimo interés del Libor al -1,75% como máximo) se ha desvanecido, teóricamente, hasta que Draghi pronuncie sus palabras mágicas puesto que ni un desplome del 7% en la Bolsa de Shangai esta madrugada ha conseguido poner nervioso a nadie.

Ese día, y de manera soterrada, se produjo una importante nota alcista en el mercado nacional. "Lejos de perder el soporte de 9.650 puntos, reaccionó desde el mismo, dando continuidad al rango lateral iniciado el día 9 de enero. Este rango lateral fue roto al alza el viernes, completando un doble suelo cuya proyección teórica apunta a los 10.400 puntos, muy cerca de la zona de resistencia en los 10.500 puntos", asegura Eduardo Faus, analista de Renta 4. 

Entonces, ¿qué hacer hasta el jueves? "El diablo siempre está en los detalles en Europa…", recuerda Cárpatos. "Ni nos molestemos en pensar en nada que no sea en la consecuencia que pueda tener en las bolsas la reunión del BCE. Seguramente habrá un antes y un después tras la misma". 


Acceda al ANÁLISIS del Ibex 35