Los futuros del  viejo continente siguen con subidas, en línea con el resto de plazas americanas. El euro sigue cayendo a 1,0826 dólares y contra el yen está  en zona de mínimos a 127,86. Al final los mínimos de agosto que tanto considerábamos como soporte se han resistido pero ahora hay que cambiarle de nombre: son los soportes Draghi