Más allá de las reacciones directas que las medidas adoptadas por el BNS han provocado en el mercado de divisas, los movimientos monetarios de Suiza conllevarán serias consecuencias en la economía interna y europea, por ejemplo, en las hipotecas en francos.



Impacto en la economía suiza: las empresas sufren las consecuencias
El efecto inmediato de la subida del franco suizo será negativo para la economía suiza, ya que debilita la posición competitiva del país en el escenario mundial.

De hecho, un franco suizo fuerte dará lugar a rebajas de beneficios para las empresas de orientación global que tengan sus cuentas en francos. “Frente al dólar, el beneficio empresarial del encarecimiento del franco podría provocar caídas del 60% y frente al euro del 40%, según Martin Moeller, responsable de renta variable suiza de UBP.

Por suerte o, mejor dicho, por experiencia, “muchas empresas suizas han aprendido a hacer frente a una apreciación de la moneda en los últimos años, y se han adaptado a sus bases de costos para combatir esto. Nestlé, por ejemplo, sólo tiene el 5% de su base de costos totales en Suiza, por lo que cualquier compresión de los márgenes del movimiento de divisas debe ser minimizada. En general, las empresas a las que les irá mejor son las que se han centrado en la alineación de sus bases de costos e ingresos”, indica Alberto Chiandetti, gestor del Fidelity Funds Switzerland Fund.

Como alrededor del 50% de sus exportaciones se dirigen a la zona euro, los exportadores suizos encontrarán problemas para hacer frente a un refuerzo tan significativo del franco. “Si el franco pone a prueba la paridad con el euro de nuevo, el BNS se verá obligado a intervenir de nuevo para limitar el fortalecimiento de su moneda”, apuntan desde Petercam.


Impacto en la economía europea. ¿El movimiento del Banco Nacional de Suiza (BNS) presiona aún más al BCE?
Que el Banco Nacional de Suiza entre de lleno en la guerra de divisas no tiene porqué poner contra la espada y la pared a Mario Draghi para que actúe a la vuelta de la esquina (reunión del 22 de enero). Según Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, “esto no tiene por qué presionar “más” (aún) al BCE, realmente dentro de un entorno de baja inflación se espera una divisa débil, que encarece las importaciones, pero fomenta las exportaciones y las compras internas dentro de la zona euro, es decir, debería “activar la economía”.

Ahora bien, el anuncio de un QE por parte del BCE sí supondrá más presión para Suiza, pues la compra de bonos europeos provocará un debilitamiento del euro frente a otras divisas y, al dejar de existir la barrera de protección de los 1,20 francos, el par EURCHF podría seguir cayendo.


Impacto en el mercado hipotecario: malas noticias para los hipotecados en francos suizos
Para los españoles que tengan hipotecas en francos suizos, los movimientos provocados por el BNS en el par EURCHF les perjudicarán seriamente. Quien tenga una hipoteca en francos hoy debe al banco mucho más que hace dos días. Esto es así porque cada mes tenían que cambiar euros por francos, obteniendo, como mínimo 1,20 francos por cada euro (el par no poseía bajar de ese nivel). Al abrirse la veda ayer, el euro cayó por debajo de la paridad, no compensando el cambio de divisa y, por tanto, encareciendo las hipotecas.