La jornada en Wall Street pintaba roja y, pese a los primeros minutos de cotización en verde, los principales índices del parqué norteamericano se dieron la vuelta. Los malos resultados empresariales que se han ido conociendo a lo largo de la mañana han disminuido la fe de los inversores y el Dow Jones ya cae un 0,04% descendiendo hasta los 9.9450 puntos, el S&P 500 pierde un 0,46% y el Nasdaq un 0,69%.
Una de las compañías blue chips en América que animaron algo Wall Street al inicio de sesión fue McDonald’s ya que la cadena de restauración registró una ganancia de 1.260 millones de dólares durante el tercer trimestre, un incremento del 5,9% frente al beneficio de 1.190 millones del 2008. Por ello, los accionistas la premian con un 2,38% de alza en su cotización.

Hay quien dice que no hay nada que no se pueda encontrar a la venta por EBay, incluso un hoyo en las cuentas del propio portal pues en el tercer trimestre la compañía obtuvo unos beneficios un 29% por debajo de los de un año antes. EBay se embolsó 349,7 millones de dólares, frente a los 492,2 millones del 2008. Al parecer, las cuentas se vieron afectadas por un mayor enfoque en negocios de gran enfoque pero menor margen. No obstante, los ingresos y las ganancias de EBay para el tercer trimestre superaron la proyección promedio de los analistas. Así pues, los accionistas hoy recogen beneficios y hacen descender un 4,67% el valor.

En el campo bancario, hoy la compañía que continúa con las buenas noticias de los últimos días es PNC Financial Services, que duplicó sus ganancias trimestrales hasta los 559 millones de dólares. La acción hoy se dispara un 9%.

Otro que tampoco ha obtenido beneficios abultados en los meses de julio a septiembre fue Philip Morris. La fabricante de tabaco más grande del mundo vio disminuida su cuenta trimestral un 13%. Además, su cotización hoy cae un 2,07%.

No se puede negar que el oro negro no pasa por su mejor momento y las cuentas de las petroleras lo han reflejado así en sus cuentas. Por ejemplo, la cuarta mayor petrolera de EE.UU., Occidental Petroleum ganó más de la mitad menos que un año anterior, de 2.270 millones del tercer trimestre del 2008 a 927 en el 2009. Los inversores hoy se retiran del valor y éste cede un 1,67%.

También mermadas a la mitad se vieron las cuentas de Xerox, desde los 123 millones de dólares, a los 256 millones. Aún así, la compañía ha reducido su deuda considerablemente en lo que va de año y su acción hoy sube un 1,55%.

En el sector farmacéutico hoy lloran las pérdidas por parte de Schering-Plough, que ha visto disminuidas sus ganancias un 16% con respecto al mismo periodo del año pasado y, a la vez, celebran las triplicadas ganancias de Merck. Además, no hay que olvidar que ambas compañías se encuentran inmersas en un proyecto de compra de la primera por parte de Merck y que podría completarse este trimestre.

Dejando de lado el alubión de publicaciones de resultados, hoy hemos conocido que Procter & Gamble mantiene negociaciones para adquirir una parte de la filial internacional de productos para el hogar de Sara Lee y que Google intentará potenciar su negocio para hacer frente a Microsoft ofreciendo a los usuarios la compra de música, como el servicio que ya ofrece iTunes o Amazon.com. Las acciones de Procter & Gamble y Google hoy se mantienen prácticamente planas.

Que nadie se lleve las manos a la cabeza antes de tiempo pero, quien provocara el desencadenamiento de la crisis mundial actual, Lehman Brothers, podría volver a financiar préstamos hipotecarios a través de su filial Aurora Loan Services.

En el ámbito macroeconómico, hoy se ha conocido que las solicitudes de subsidio por desempleo crecieron la semana pasada más de lo predicho por el mercado. En total, estas peticiones crecieron en 11.000 cuando los analistas esperaban sólo un aumento de 4.000. Sin duda, el empleo y el consumo, como ayer comentaba la Fed en su Libro Beige, siguen siendo las patas de las que más cojea EE.UU.

Además, la primera potencia mundial podría hasta perder su consideración de AAA si no recorta el déficit público.

Todo esto en una jornada en la que la moneda norteamericana se resiente después de que ayer el euro llegara a superar los 1,5 dólares.