Las acciones de Wells Fargo prácticamente no reaccionan a la noticia que el banco comunicó ayer a los inversores. La entidad financiera planea despedir a un 20% de su plantilla de su unidad hipotecaria estadounidense.
 
En concreto pretende reducir este departamento en 2.300 personas en un intento por adecuar su dimensión a las previsiones de concesión de préstamos hipotecarios en los próximos meses.

El propio banco asegura que la subida que el precio de las hipotecas en los últimos meses las ha encarecido tanto que tenderá a afectar su demanda.

En concreto, la media de una hipoteca a 30 años ha subido un 25% en las últimas semanas, alcanzado máximos y situándose en el entorno del 4,5%.

Si a esto se une la subida de los precios de las casas, podríamos encontrarnos ante ciertas dificultades para el mercado inmobiliario.

Precisamente hoy mismo se ha conocido que el precio de la vivienda subió un 0,7% en julio en Estados Unidos, frente al 0,6% que se preveía.