Los indicadores de Wall Street encaran en verde la última sesión de una semana cargada de volatilidad e incertidumbre gracias a los buenos resultados empresariales. El Dow Jones sube un 0,42% hasta los 12.489 puntos, el S&P un 0,51% y el Nasdaq un 0,92%. En el mercado de divisas el euro retrocede a 1,41 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas cotiza en los 96,49 dólares.


Los buenos resultados presentados por Citi antes de la apertura de mercado han ayudado a Wall Street a plantar cara a S&P pues, tras la advertencia de Moody’s de bajar el rating de la deuda estadounidense, la agencia Standard & Poors también se ha unido a estas advirtiendo que podría rebajar su máxima calificación crediticia de ‘Triple A’ si no se llega a un acuerdo para ampliar el techo de gasto público o si la economía empeora.

Poco antes de la apertura de mercado, Citigroup ha presentado resultados sorprendiendo gratamente al mercado. La financiera ganó 1,09 dólares en el segundo trimestre frente a 0,96 dólares esperados. Sus títulos suben un 2,95%.

Google a cierre de mercado de ayer también presentó sus cuentas. El gigante de los buscadores ganó 2.505 millones de dólares en el segundo trimestre de 2011, ó un 36,1% más que en el mismo período del año pasado. Estos números están siendo extensamente premiados por los inversores, pues el valor se dispara un 12,11%.

El inversor multimillonario Carl Icahn dijo que él y sus afiliados se ofreció a comprar las acciones que no poseen de Clorox a 76,50 dólares, lo que valoraría la compañía en 10,2 mil millones de dólares. Esta oferta está haciendo que el valor suba un 7,48%.

La petrolera BHP Billiton comprará al productor de gas Petrohawk Energy Corp 12,1 mil millones de dólares, incrementando su apuesta por la industria del gas en auge. BHP cede un 0,92%, mientras que, como es tradicional, la comprada se dispara, en este caso, un 62,94%.

En el apartado macroeconómico, el IPC cayó un 0,2% en junio tras un alza del 0,2% en mayo, lo que redunda en una inflación anualizada del 3,6%. Si si se excluyen los precios de alimentos y energía, la inflación subyacente descendió un 0,3%.