El mercado americano terminó la sesión al alza, recuperando posiciones por la ausencia de informaciones que alimentaran los temores sobre el sector inmobiliario y el de crédito, que le había penalizado durante la semana pasada. Ambos índices se colocaron por encima del 0.70% de revalorización, así el Dow Jones ganó 0.70% mientras que el Nasdaq subió un 0.82%.
El Dow Jones Industrial Average (DJIA) avanzó 92,84 puntos para cerrar en 13.358,31 unidades, tras haber perdido más de 500 puntos en las sesiones del jueves y viernes, registrando su mayor retroceso semanal en más de cuatro años. El índice compuesto del Nasdaq aumentó 21,04 puntos a 2.583,28 unidades. El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió 1,03% (+14,96 puntos) a 1.473,91 unión. La semana pasada, el índice vedette de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones, había perdido más de 4,22%, su mayor descenso desde fines de marzo de 2003. Wall Street fue afectado por un fuerte incremento de los temores sobre los riesgos de propagación de los problemas del mercado inmobiliario en Estados Unidos y de la crisis del sector de préstamos hipotecarios a riesgo ('subprime')a todo el sector financiero, comprometiendo el crecimiento de la economía. La ausencia de noticias cotiza al alza En ausencia de la publicación de indicadores macroeconómicos, los índices cambiaron de tendencia reiteradamente antes de mantenerse en el verde durante la tarde. 'No fue tanto lo que fue anunciado, sino por el contrario, lo que no se dijo', que generó la recuperación, estimó Michael Malone, analista de Cowen & Co. 'No hubo realmente malas noticias durante el fin de semana, en particular en lo referente al mercado de crédito', agregó el analista, precisando que éste fue 'un día realmente calmo'. En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, que había bajado pronunciadamente la semana pasada, acompañando al mercado bursátil, subió a 4,804% contra 4,788% en la noche del viernes, y el de los títulos a 30 años aumentó a 4,959% contra 4,947%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.