Una vez  logrados los máximos anuales el pasado viernes, Wall Street intentó de nuevo atacar los 10.000 puntos pero sin conseguirlo. Cerró con una subida del 0.21% que le llevó a los 9.886 puntos en su sexta jornada consecutiva de ganancias. El S&P se alzó un 0.44% mientras que el Nasdaq se convirtió en el único índice que cerró en negativo, con descenso del 0.02%.
Ayer no hubo resultados ni datos económicos relevantes, e incluso el mercado de bonos estuvo cerrado, como corresponde al Columbus Day (que no celebramos incomprensiblemente en la bolsa española).

El dólar retomó las caídas frente al euro, lo que impulsó de nuevo al barril de crudo hasta 73,55 dólares. El oro siguió su festival con otro tirón hasta un nuevo máximo histórico -el cuarto consecutivo- en 1.057,5 dólares por onza.

Hoy tampoco habrá citas económicas relevantes, pero sí los primeros resultados de grandes empresas de la semana. Abrirán el fuego Johnson & Johnson e Intel.