Wall Street inicia la sesión al alza, intentando repuntar desde los mínimos de las últimas seis semanas. Las subidas se apoyan en los datos que indican que la eurozona podría haber salido de la recesión, las cifras manufactureras de China y los buenos datos del mercado laboral estadounidense. En estos momentos, el S&P 500 inicia la sesión con una subida del 0,22%, el Dow Jones asciende un 0,01%  y el Nasdaq sube un 0,42%.
La bolsa estadounidense amanece animada el día después de conocerse las actas de la última reunión del Mercado del Comité Abierto de la FED. Finalmente el documento no resolvió las dudas de los inversores. La Reserva Federal tiene la intención de comenzar con el tapering en la última parte del año, una vez que la economía se recupere y ellos esperan que esto suceda. 

Por lo demás, ninguna referencia en cuanto a fechas, cantidades o procedimientos. El mercado tendrá que esperar a la próxima reunión de septiembre. (Ver noticia)

Una vez publicadas las actas los mercados han preferido agarrarse a datos más concretos. Los inversores parecen aprobar los indicios de recuperación de la eurozona y los buenos datos manufactureros de China. En conjunto, parece que el pulso de la economía mundial comienza a regularizarse y eso merece la aprobación de los inversores.

Precisamente hoy hemos conocido dos buenos datos económicos en Estados Unidos. Por un lado, las peticiones iniciales de subsidios de desempleo aumentaron en 13.000 personas la pasada semana, hasta 336.000 personas. (Ver noticia)

(Desde el dato revisado anterior de 323.000). La media de cuatro semanas bajó en 2.250 hasta quedar en 300.500 personas, el nivel más bajo de los últimos cinco años.

En el sector inmobiliario datos alentadores también. El precio de la vivienda subió en junio un 0,7%, ligeramente por encima de las estimaciones de los analistas.

Sin embargo, a nivel mundial tratamos con referencias tan débiles que cualquier noticia importante podría cambiar el sentimiento de los ahorradores.

A nivel empresarial la sesión comienza con nuevos datos desesperanzadores para el sector minorista estadounidense.

La cadena de tiendas de ropa Abercrombie se desploma en bolsa después de que los resultados del segundo trimestre han quedado muy por debajo de las estimaciones de los analistas. Concretamente, la compañía ganó 16 céntimos por acción frente a los 29 céntimos que auguraban los expertos. Las razones son las mismas que han argumentado otros competidores, caída de la demanda tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Tampoco son alentadoras las cuentas de Sears. La enseña ha profundizado sus pérdidas en el segundo trimestre hasta 194 millones de dólares frente a los 132 millones de dólares de un año antes.

Unos datos que insuflan inquietud entre los inversores que temen que la recuperación del consumo interno en este país aun no sea lo suficientemente sólida, sobre todo después del Sequester.

Ante la cercanía del tapering, el bono estadounidense sigue en máximos de dos años, con una subida de casi un 2,9% y ha rondado el 2,91%.

El oro se deja un 0,13% hasta 1.368 dólares por onza y el EURUSD se decanta a favor de la divisa europea hasta 1,338