La Bolsa neoyorquina se mueve con la misma desgana en su apertura que la Europa tras el almuerzo. Reinan las pérdidas, tampoco demasiado holgadas, aún a pesar del dato de desempleo mejor de lo esperado. Se coloca en el mes de octubre en el 9%, una décima menos respecto al mes anterior. El par euro/dólar no se baja del 1,38, mientras que el oro mantiene su tendencia bajista y se coloca en los 1.760 dólares la onza.

Wall Street parece imbuido por el discurso de Ben Bernanke tras la reunión del FOMC este mismo miércoles dado que no hay remedio que calme sus lágrimas. El dato de desempleo oficial correspondiente a octubre ha cerrado con una caída de un 0,1%, hasta una tasa del 9%, algo que sorprende a los analistas que esperaban que se mantuviera estable.

Nueva York se tiñe de rojo para despedir la semana y lo hace con pérdidas que rondan el 0,80% en sus tres principales índices. El S&P 500 se deja en la apertura un 0,83% y retrocede hasta los 1.250 puntos –nivel clave técnico-, el tecnológico Nasdaq cede otro 0,67%, en los 2.679 puntos, mientras que el Dow Jones de industriales retrocede hasta los 11.976 puntos con una caída del 0,63%.

En el plano empresarial, el portal de Internet de compras Groupon ha fijado finalmente el precio de su salida a Bolsa en 20 dólares por acción, por encima de su anterior estimación de entre 16 y 18 dólares por título, lo que le ha permitido captar entre 700 millones de dólares (505 millones de euros) en su debut bursátil.

American International Group (AIG) ha decepcionado hoy con sus cuentas correspondientes al tercer trimestre del año, algo que no sucedió con el gigante Starbucks que sí superó las expectativas después de las fuertes ventas globales en cafés.

En terreno de divisas, el par euro/dólar se mantiene en el 1,38, ni arriba ni abajo a pesar de la bajada de tipos en Europa, del no referéndum finalmente en Grecia y de la política expansiva que el mercado al parecer estaría descontando. La onza de oro sigue siendo refugio de inversores, aunque con un leve retroceso, en los 1.760 dólares la onza; mientras que el oil Texas ha abierto en negativo, aún por encima de los 93 dólares el barril.