En esta última sesión de la semana, el mercado americano termina el día en negativo a pesar de las compras en el sector energético y con los inversores pendientes de General Motors cuyas acciones concluyen la semana con una caída superior al 23%.. Así las cosas, el Dow Jones de Industriales cedió un 0,18% hasta los 8.277 puntos, el tecnológico Nasdaq se dejó un ',19% hasta los 1.92 puntos mientras que el S&P 500 perdió un 0,15% a 887 puntos.
Wall Street cierra esta jornada de viernes en negativo y permanecerá cerrado el próximo lunes debido al festivo que hay por delante, pues el mercado no abrirá sus puertas el próximo lunes por la conmemoración del Día de los Caídos en Estados Unidos. Descensos hoy del mercado americano a pesar de que Moody’s indicara que se siente cómoda con la calificación de triple A de Estados Unidos. La agencia de calificación sale a la palestra para intentar calmar los ánimos crispados al otro lado del charco por Bill Gross, el mayor gestor de bonos del mundo que advertía que el país corre el riesgo de perder la máxima calificación crediticia, una posibilidad que el mercado ya contempla y que, según ha explicado, podría suceder en “tres o cuatro años”.

Pero hoy los inversores tenían no sólo este frente abierto sino otros muchos más. Entre otras cosas, estuvieron pendientes de GM cuyas acciones concluyeron el día con una caída del 23%. La prensa especuló durante la mañana con la posibilidad de que el Gobierno estadounidense empujara a declararse en quiebra la próxima semana a GM. Sin embargo, el departamento del Tesoro no tiene planes para forzar esa bancarrota, según una fuente cercana a las discusiones que ha desmentido la información publicada horas antes por The Washington Post. Por su parte, y dentro del sector, las acciones de Ford concluyeron con un recorte de 1,31%.

Otro de los focos de atención de la jornada fue para la aseguradora AIG que terminó cediendo un 5,56%  al conocerse el día anterior, con el mercado ya cerrado, que su presidente y consejero delegado, Edward Liddy, había informado al consejo de administración de su intención de abandonar los cargos una vez que se halle un sustituto. Dentro del sector financiero, noticia del día también la intervención por parte de las autoridades bancarias del banco BankUnited FSB, con sede en Florida, por considerar que carece del capital suficiente para continuar operando. La operación tendrá un coste de 4.900 millones de dólares. Los valores del sector han digerido la noticia con signo dispar. Así, Citigroup cedió un 1,34%, Bank of America se dejó un 2,98%,  Goldman se dejó un 0,47%,  al igual que JP Morgan (-1,40%) mientras que Morgan Stanley sumó un 0,53%  y Wells Fargo cayó un 2,92% .

Según un informe emitido hoy por Morgan Stanley las acciones de los grandes bancos subirán durante el próximo año o par de años, a medida que el ritmo de desaceleración económica comience a disminuir. En concreto, la firma revisó al alza los precios indicativos de las acciones de 16 grandes bancos que cubre, en promedio un 33%, y dijo que la mayoría sería capaz de pagar para el cuarto trimestre el dinero concedido bajo el Programa de Alivio a Activos en Problemas, o TARP.

Gráfico Dow Jones de Industriales 




Noticia también la hipotecaria Freddie Mac que cerró con plano en los 0,79 dólares  tras conocerse que podría vender 1.000 millones de dólares en bonos hipotecarios comerciales respaldados por préstamos de propiedades multifamiliares. Esta sería la primera vez que un bono hipotecario comercial es vendido con el respaldo de una empresa auspiciada por el Gobierno estadounidense. También sería la primera operación en casi un año de un bono hipotecario comercial. Por su parte, las acciones de Fannie Mae terminaron la sesión con un recorte del 3,85%.

Y subida vertical para los títulos de Sears que sumaron al cierre un 10,38%  tras conocerse que ganó 26 millones de dólares en el primer trimestre del año. Además, la minorista informó de que ya tiene una nueva línea de crédito por 2.400 millones de dólares para ayudar a financiar compras hasta 2012, lo que alivia las preocupaciones sobre su condición financiera.