La Bolsa de Nueva York terminó con un fuerte descenso el martes, afectada por un incremento de los temores sobre el impacto de la crisis del crédito inmobiliario subprime, y la inquietud de que la Fed no reduzca sus tipos de interés en su próxima reunión. El Dow Jones Industrial Average bajó un 2,10% para cerrar en 13.041 puntos y el índice compuesto del Nasdaq descendió un 2,37%, hasta los 2.500 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó por su parte 2,35% (-34,43 puntos) a 1,432,36 puntos. Las bolsas latinoamericanas se vieron nuevamente arrastradas a la baja por las plazas neoyorquinas. En Sao Paulo, el Ibovespa cayó 2,70%, el índice Merval de Buenos Aires perdió 4,36%, la bolsa de México bajó 3,13%, registrando su tercera mayor caída del año y la de Bogotá perdió 1,67%. Wall Street estuvo en rojo durante toda la sesión, en la que los índices incrementaban progresivamente sus pérdidas. Al comienzo, señal de las persistentes dificultades del sector inmobiliario, los precios de la vivienda en Estados Unidos acusaron un descenso récord del 3,2% (sobre un año) en el segundo trimestre, según un estudio de SP/Case-Schiller. Luego se conoció un descenso de la confianza de los consumidores estadounidenses en agosto a 105 puntos, frente a 111,9 unidades en julio. El índice estuvo en línea con las previsiones. Finalmente, según las actas de la reunión de la Reserva Federal (Fed) del 7 de agosto, el banco central estadounidense estaba dispuesto a reaccionar en caso de deterioro de la situación en los mercados financieros. Pero aunque esta información estaba en parte superada, porque la reunión se realizó antes de las grandes turbulencias relacionadas con la crisis de los créditos hipotecarios a riesgo 'subprime', el mercado reaccionó negativamente. Agregando al nerviosismo del mercado, Merrill Lynch bajó su recomendación sobre los bancos Lehman Brothers (-6,01% a 54,28 USD), Citigroup (-3,45% a 46,14 USD) y Bear Stearns (-3,37% a 108,42 dólares). En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,530% contra 4,596% en la noche del lunes, y el de los títulos a 30 años a 4,862% contra 4,863%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios