La Bolsa de Nueva York ha terminado en negativo este martes por segunda sesión consecutiva, afectada por los valores bancarios, centro de una nueva ola de temores sobre el impacto de la crisis de los créditos a riesgo (subprime): el Dow Jones ha bajado un 0,49%, y el Nasdaq 0,66%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) ha mostrado un descenso de 65,84 puntos a 13.248,73 unidades y el índice Nasdaq de los valores tecnológicos retrocede 17,30 puntos a 2.619,83 unidades, según cifras definitivas de cierre.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó por su parte 0,65% (-9,63 puntos) a 1.462,79 unidades. Ajuste tras las subidas de la semana pasada Wall Street, que asimila las fuertes ganancias logradas la semana pasada, se mantuvo en leve repliegue a lo largo de la sesión, ante el resurgimiento de 'los temores sobre la economía y el sector de préstamos hipotecarios a riesgo', según Al Goldman, analista de AG Edwards. En ausencia de datos económicos que guiaran a los inversores y antes del esperado informe mensual sobre empleo el viernes y de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) el 11 de diciembre, 'el mercado opta por una actitud de espera', subrayó Art Hogan, de la casa de corretajes Jefferies. Los inversores están divididos, por una parte, sobre el temor de que surjan nuevas repercusiones negativas de la crisis de los (subprime) y por otra, ante la perspectiva de una nueva reducción de las tasas de interés estadounidenses, que deberían dar un impulso a la economía, al flexibilizar el crédito. 'Las ventas estuvieron en gran parte limitadas al sector financiero', notó Hogan, luego de que varios bancos fueran objeto de recomendaciones negativas. Principalmente a causa de las dificultades del sector financiero, los analistas de Goldman Sachs revisaron a la baja sus previsiones de beneficio por acción para las empresas que integran el índice SP 500, que aumentaría solamente 0,7% en 2007. El mercado obligatorio evolucionó en forma limitada. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 3,889%, contra 3,895% en la noche del lunes, y el de los títulos a 30 años a 4,346%, contra 4,354%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.