Wall Street cambió su tendencia de apertura y muestra ahora signo negativo ya que al mercado le preocupa que los resultados de Wal-Mart y Home Depot publicados hoy den testimonio de un menor ritmo del gasto de los consumidores, poniendo en segundo plano los datos positivos conocidos hoy sobre la balanza comercial de Estados Unidos y los precios mayoristas.
El Dow Jones industrial average caía 151,27 puntos, un 1,14%, hasta 13.085,26, mientras el índice Standard & Poor's 500 cedía 14,12, un 0,97%, hasta 1.438,80, y Nasdaq composite perdiera 17,93, un 0,71%, hasta 2.524,31. A pesar de este descenso, los analistas señalan que la tendencia en los mercados es más estable gracias de las inyecciones de liquidez realizadas por la Reserva Federal tras la fuerte volatilidad experimentada en sesiones anteriores debido al temor a una posible crisis en el sector crediticio. 'El mercado de renta variable necesita ahora un catalizador positivo de relevancia para elevar las cotizaciones y escapar a las corrientes de venta a corto plazo', dijo Frederic Dickson, analista en DA Davidson & Co. Wal-Mart anunció un beneficio por acción (BPA) ordinario de 0,76 dólares por acción frente a los 0,72 dólares por acción en el segundo trimestre, y dijo que prevé que el BPA ordinario de tercer trimestre se encuentre en una banda de 0,62-0,65 usd. Sin embargo, la compañía ha reducido su previsión anual de BPA ordinario a 3,05-3,13 dólares frente a los 3,15-3,23 dólares previstos anteriormente ya que las condiciones económicas están afectando al gasto de los consumidores globalmente. Home Depot registró en el segundo trimestre una caída del 14,8% en su beneficio debido al retroceso de las ventas, sobre todo en los establecimientos de, al menos, un año de antigüedad. Para 2007, la cadena de bricolaje reiteró que prevé una caída en su beneficio por acción (BPA) ordinario del 12-15%. El déficit comercial de Estados Unidos en bienes y servicios bajó un 1,7% en junio hasta 58.100 millones de dólares a pesar de los elevados precios del crudo durante el periodo. Los analistas esperaban un déficit de 60.700 millones. El precio medio del barril de petróleo se situó en 60,95 dólares, su nivel más alto desde septiembre de 2006. Los precios mayoristas estadounidenses registraron en julio una subida del 0,6%, mientras que el dato subyacente (sin alimentación ni energía) avanzó un 0,1% cuando se esperaba un repunte del 0,2%.