Los futuros de la Bolsa neoyorquina apuntan ligeramente al rojo en la preapertura ante la falta de estímulos por parte de su propia economía y con la renta variable europea flotando sobre un bálsamo. Nada hace prever fuertes movimientos, por tanto, en un día en el que el secretario de Tesoro, Timothy Geithner, está de visita en la reunión que los ministros europeos de Finanzas mantienen en Polonia. El euro/dólar mantiene la tendencia en el 1,38.

Con la calma instalada en los mercados, los tres principales índices de Wall Street apuntan al rojo. El Dow Jones de industriales, el tecnológico Nasdaq y el S&P 500 retroceden en una horquilla de entre el 0,4% y el 0,7%.

En cuanto a los datos a tener en cuenta en este cierre de viernes, el Departamento del Tesoro dará a conocer los flujos netos de capital y las compras extranjeras del Tesoro correspondientes al mes de julio. Será la antesala para que horas más tarde la Reserva Federal publique el dato sobre el flujo de los fondos de las cuentas públicas de Estados Unidos correspondientes al segundo trimestre del año.

En el terreno empresarial, la firma privada Sylver está estudiando la oferta presentada por Yahoo este mismo jueves, mientras que la aerolínea franco-holandesa Air France-KLM ha anunciado su plan de compra de 50 nuevos aviones de Airbus y Boeing en un acuerdo de 12.000 millones de dólares.

Dentro de Europa, el Dax germano rebota un 2,20%, muy por encima de los 5.600 puntos, cuando recordemos hace tan sólo una semana perdía la barrera de los 5.000.

El Cac 40, más en línea con el Ibex 35, sube un 0,80%, por encima de los 3.000 puntos y donde los tres grandes protagonistas de la semana se comportan de manera diferente. De un lado, Société Générale se anota más de un 3% de subida; mientras que BNP Paribas y Crédit Agricole se mueven semiplanas, la primera aún en rojo, la segunda con un rebote del 0,054%, casi imperceptible.

Mientras tanto, el Eurostoxx 50 sube un 1,37%, con posibilidades de escalar por encima de los 2.200.