El comité ejecutivo de Volkswagen ha decidido hoy posponer la decisión sobre qué planta del grupo fabricará el Audi Q3, tras constatar la falta de acuerdo sindical existente en Seat respecto a las medidas laborales que son necesarias aplicar para producir el nuevo modelo. "La dirección de Volkswagen no ha tomado ninguna decisión a causa de la inexistencia de un compromiso por parte de la mayoría del comité", ha declarado un portavoz de Seat. Sólo el sindicato UGT ha planteado una batería de medidas para reducir costes laborales en la factoría de Martorell (Barcelona) y optar a la producción del Q3, entre ellas la congelación salarial para este 2009, aunque esta propuesta no ha contado con el apoyo de CCOO y CGT y, además, debía ser ratificada en los próximos días por la plantilla de Seat.