Vivo, filial brasileña de Telefónica, ha invertido 465 millones de euros en la compra de dos empresas rivales de telefonía móvil en Brasil, Telemig Celular y Amazonia Celular. La financiación de estas operaciones se realizará con recursos propios y préstamos.