Vivendi ha llegado a un acuerdo con la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM) de Brasil para pagar cerca de 67 millones de euros a cambio del archivo de la investigación abierta sobre irregularidades en la compra de GVT.

Vivendi ha llegado a un acuerdo con la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM) de Brasil para pagar cerca de 67 millones de euros a cambio del archivo de la investigación abierta sobre irregularidades en la compra del operador brasileño GVT por la que se enfrentó a Telefónica.

De acuerdo con la ley brasileña, la conclusión de este compromiso no supone que Vivendi reconozca "ninguna irregularidad en el marco de la adquisición de GVT", según ha informado la compañía.

Además, insistió en que "va a seguir consagrándose al desarrollo acelerado de GVT en nuevas regiones de Brasil" y "se compromete plenamente" a que su filial "ofrezca los mejores productos y servicios a sus clientes en 2011 y más allá".