Uralita está estudiando la apertura de dos o tres nuevas fábricas en Rusia, con una inversión que podría alcanzar los 270 millones de euros. Con estas aperturas Uralita pretende ahorrar costes de transporte.
Uralita, a través de su filial Ursa -dedicada a la fabricación materiales de aislamiento-, posee ya una fábrica en San Petersburgo y otra en Serpuchov, localidad cercana a Moscú, donde el jueves comenzó la construcción de una tercera factoría. El presidente del grupo de materiales de construcción, Javier Serratosa, ha afirmado que la división de aislantes es el negocio con más futuro del grupo. Ursa facturó 495 millones de euros en 2006, el 50 por ciento de las ventas totales del grupo, y Serratosa indicó que en los próximos cuatro o cinco años Ursa será el principal negocio de Uralita, con una facturación que supondrá el 70 por ciento del negocio total.