La fusión anunciada entre Delta y Northwest ha elevado la presión sobre United Airlines y Continental, cuyos responsables se han apresurado a pedir calma, aunque dejaron la puerta abierta a una operación similar entre ambas para cambiar así el panorama del transporte aéreo mundial de pasajeros. "Participaremos en la consolidación -del sector- cuando sea, si lo es, una opción conveniente y cuando ofrezca los correspondientes beneficios para empleados, clientes y accionistas", aseguró el presidente ejecutivo de UAL, matriz de United, Gleen Tilton. Delta y Northwest anunciaron el lunes su proyecto de fusión a través de un intercambio de acciones que permitirá crear la mayor aerolínea del mundo.