Los consejos de Administración de las aerolíneas estadounidenses United Airlines y Continental aprobaron hoy su fusión, en una operación valorada en más de 3.000 millones de dólares y que creará la mayor compañía aérea del mundo.