El banco italiano Unicredit volvió hoy a ser una de las principales víctimas italianas de la crisis de los mercados tras tener que ser suspendido en la Bolsa de Milán al registrar una caída del 9%. Poco después, los títulos de la entidad fueron readmitidos y redujeron sus pérdidas en casi seis puntos, quedándose en un -3,45%. Unicredit también tuvo que ser suspendido ayer tras sufrir un descenso en su valor bursátil superior al 10%. El consejero delegado de la entidad, Alessandro Profumo, tranquilizó a los trabajadores del banco a través de una carta interna en la que aseguraba que la entidad es sólida y tiene garantizada su liquidez.