Un destacado asesor del primer ministro británico, Gordon Brown, llegó a afirmar con motivo de la crisis bancaria que la City, centro financiero de Londres, era el único sector de la economía que merecía ser rescatado por el Gobierno.  Según un informe filtrado al diario "The Daily Telegraph", el asesor, al que no se cita por su nombre, dijo en una reunión con los sindicatos que la industria apenas tenía valor para el país, pero había que apoyar como fuera al sector financiero. Esos comentarios explican, según el periódico, la decisión del Gobierno laborista de apoyar con 1.300 billones de libras (1.470 billones de euros) a los bancos y que apenas moviese un dedo a favor de la industria.