Knight Vinke, propietario de poco menos del 1% de la entidad, ha emitido un comunicado a HSBC para que revise su estrategia y gobierno corporativo en la próxima conferencia con los accionistas por su descontento en un conflicto con la entidad. La exigencia de Knight Vinke llega menos de un año después de que HSBC se viera obligada a reservar un fondo de 1.700 millones de libras (unos 2.500 millones de euros) para hacer frente a impagos de hipotecas en Estados Unidos debido a la crisis del sector de alto riesgo o "subprime". La firma estadounidense no da detalles de sus quejas y peticiones pero, según la prensa británica, muy probablemente incluya entre las primeras la decisión de haber ascendido a Stephen Green de consejero delegado a presidente a mediados del 2006.